¿Cuál es el mayor parque eólico marino del mundo?

Los parques eólicos marinos se sitúan en alta mar, donde la velocidad del viento es más constante.

El parque eólico marino Walney Extension, con una capacidad de 659 MW, se inauguró el 8 de septiembre de 2018. Como recoge el Libro Guinness de los Récords 2020, está situado en el mar de Irlanda, a unos 19 kilómetros de la costa de la Isla de Walney (Reino Unido), y cubre 145 kilómetros cuadrados de océano, lo que sería equivalente a unos 20.000 campos de fútbol. El parque fue desarrollado por la empresa danesa Ørsted. Su precio fue de 1.300 millones de euros.

El parque eólico Walney Extension posee 189 turbinas, de 190 metros de altura cada una, produciendo una energía renovable suficiente para abastecer 590.000 hogares cada año.

iStock

 

¿Por qué en alta mar?

Los parques eólicos obtienen energía a través del movimiento de las aspas generado por la velocidad del viento. Pero, igual que otras fuentes de energía renovables, tiene una limitación: dependen de la variabilidad meteorológica (que haya más o menos viento).

Por esta razón, los parques eólicos marinos sitúan estos molinos en alta mar, a mínimo 3 kilómetros de la costa, donde la velocidad del viento es más constante. Además, presenta otras ventajas con respecto a los molinos instalados en tierra: por ejemplo, la variación de temperaturas en alta mar es menor; como consecuencia de la mayor constancia de viento, la vida útil de los molinos de viento es mayor, y su rendimiento es más alto.

Además, para colocar parques eólicos, en alta mar hay más extensión de “terreno” sin utilizar que en tierra. El único inconveniente es que los parques eólicos marinos son mucho más caros de instalar.

Según Emiliano Soneira, técnico superior en instalaciones eléctricas, estudios de ingeniería especializado en obras públicas, los parques eólicos marinos tienen un gran potencial. En cuanto a su impacto para el medio ambiente, la lejanía de estos parques de las zonas costeras hace que queden alejados de cualquier ruta marítima y de espacios naturales de interés. Además, se ha demostrado que las aves mantenían alejadas de las turbinas y que el ruido de los rotores no las alejaba de sus zonas de alimentación, tal como la Universidad de Dinamarca demostró, siendo pionera en la implementación de esta tecnología, y del estudio de ella sobre el entorno.

España, pese a ser un país rodeado de mar, no posee todavía ningún parque eólico marino. Según publicó Emiliano Soneira en un artículo de la CEAC (Centro de formación profesional y técnica a distancia), con este tipo de energía se podrían generar en España 25.000 MW de potencia hasta el año 2030, evitando así una emisión de 25 millones de toneladas de CO2 anuales.

Continúa leyendo