Apps que evitan ir al médico

Los sistemas de salud están colapsados. Lograr una cita con un especialista es cada vez más difícil, y dos de cada tres españoles se han saltado alguna por falta de tiempo. Las aplicaciones de telemedicina pueden ayudar a aliviar ese atasco.

apps-medico1
iStock

En Google Play y la App Store, hay más de 250.000 aplicaciones móviles relacionadas con la salud. Pero no todas son de fiar. En Estados Unidos, la Agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que da el visto bueno a los fármacos, revisa también estos productos digitales. Pero su volumen es tal que no las puede controlar todas. Sobre todo, proliferan las appsde médicos a demanda, que permiten recibir asistencia y consejo de profesionales sanitarios sin tener que desplazarse. Estos programas mezclan tecnología, algoritmos y atención humana.

La consultora Juniper Research señala que unos 4,5 millones de enfermos crónicos las usan para el seguimiento de su dolencia, cifra que subiría a 130 millones en 2023. Para ese año, ahorrarían 5.200 millones de dólares en costes sanitarios en todo el mundo. Por otro lado, una encuesta de la consultora Accenture señala que el 41 % de los españoles ya las tiene en sus móviles y tabletas, y que el 62 % está dispuesto a recurrir a doctores virtuales.

Las herramientas de telemedicina son muy útiles para los ancianos y sus cuidadores, trabajadores con poco tiempo disponible, personas dependientes y deportistas. Mejoran la atención médica, promueven la participación e implicación de los enfermos, reducen los ingresos hospitalarios, disminuyen los tiempos de espera, palian la carencia de personal médico, evitan desplazamientos inútiles a los pacientes y despejan las consultas. Es un mercado que crece a un ritmo anual del 18%, en buena medida por las posibilidades que ofrecen a los pacientes de áreas rurales. Aunque existen algunos recelos, por lo general, esta tecnología convence. Encuestas elaboradas en Estados Unidos ponen de manifiesto que un 88 % de los adultos con más de cuarenta años se sienten cómodos con la telemedicina. Más de la mitad ve con buenos ojos las videoconsultas, porcentaje que baja al 22 % cuando se trata de comunicarse con los médicos por chat y mensajes. Y solo un 31 % muestra preocupación por la privacidad de sus datos.

 


Ocho aplicaciones que cuidan de ti


Elma Care (iOS y Android, 5,95 euros mensuales).

De origen español, está amparada por la firma Antai Venture Builder, que ha puesto en marcha proyectos como Wallapop, Glovo y CornerJob. Cuenta con su propio equipo de médicos colegiados, en activo y escogidos rigurosamente. El primer lugar, los usuarios deben realizar un registro de su perfil personal, en el que rellenarán algunos datos médicos básicos. Elma Care incluye una potente tecnología de inteligencia artificial capaz de procesar toda la información. Gracias a sus algoritmos, tras realizar unas cuantas preguntas al paciente, es capaz de proporcionar un prediagnóstico. Después, el usuario tiene la posibilidad de contactar con el doctor de manera instantánea a través de chat, llamada o videollamada. Tan solo bastan unos minutos para obtener un informe médico y unas pautas de tratamiento.

 

apps-medico2
iStock

Top Doctors (iOS y Android, descarga gratis, cobro por consulta realizada).

Esta plataforma con una base de casi siete mil médicos está disponible a través de una app y en su web. Permite usar servicios de telemedicina –mensajería privada o videoconferencia– o pedir una cita online para asistir a consulta. Lo primero con lo que se encuentra el cliente es un evaluador dotado de inteligencia artificial que solicita los síntomas y la intensidad del dolor –leve, moderado, intenso, insoportable o el peor que ha sentido nunca– y, en función a eso, hará un prediagnóstico. Además, el software determina la urgencia y remite a los especialistas que pueden ayudar al enfermo. La efectividad del evaluador es del 90 %, según sus responsables. Si el usuario quiere hacer la búsqueda, puede filtrar por especialidad, tratamiento, ciudad o seguro médico. También da la opción de iniciar un chat exprés para temas urgentes, que es contestado en un plazo de tres horas, o un chat de prioridad normal, que suele ser atendido en menos de doce horas.

 


mediQuo (iOS y Android, descarga gratis, suscripción mensual).

Siempre viene bien tener un amigo informático, abogado o médico. MediQuo es una plataforma de origen portugués que solventa esta última necesidad. El usuario puede chatear las veinticuatro horas al día y los siete días a la semana con el especialista que necesite. Entre otros, hay pediatras, ginecólogos, cardiólogos, psicólogos, nutricionistas, sexólogos y entrenadores personales, todos ellos colegiados. Para ponerte en contacto con un doctor, hay que observar de qué color tiene el indicador que hay junto a su foto. Si está en verde, puedes dirigirte a él, pero, si se encuentra en rojo, significa que no está disponible o conectado. El servicio de mensajería te da la posibilidad de enviar todo tipo de elementos, como fotos, vídeos, analíticas o informes médicos. Sus creadores aseguran que no existe límite de mensajes y que la respuesta está garantizada en un plazo de menos de dos minutos.

 


Vida (iOS y Android, 10 euros por consulta).


En Suecia y Noruega existe una app de consultas médicas con bastante acogida –más de 300.000 pacientes– y éxito –acaban de conseguir 66millones de dólares de financiación–, denominada KRY. Vida es su versión para España. A diferencia de otras herramientas, se centra solo en las consultas por videoconferencia, limitadas a quince minutos. En primer lugar, debes registrarte con tu email y reservar consulta para ti o tu hijo. Una vez hayas descrito los síntomas, un médico colegiado te contactará cuando hayáis fijado la cita para atenderte en tiempo real. Si los facultativos lo ven necesario, te prescribirán una receta que podrás recibir electrónicamente y enseñar después en la farmacia.

apps-medico3
iStock

Mediconecta (iOS y Android, gratis).


App y web con algunas funcionalidades similares a las anteriores, aunque con mayor penetración en Latinoamérica que en España. Una vez te registras y completas un formulario con tus datos, tienes la posibilidad de pedir una consulta médica, ya sea a través de mensajería instantánea o videoconferencia. Si lo necesitas, puedes enviar fotos o archivos al doctor. Posteriormente, recibirás algunas indicaciones y un resumen directamente en tu correo electrónico. Asimismo, despliega pequeños espacios físicos con algunos aparatos médicos llamados medipuntos. En ellos, los pacientes pueden realizar una videollamada con el médico mientras se toman el pulso, la tensión, etc. Esta opción tiene sentido porque Mediconecta no solo se centra en los particulares. La compañía cuenta con planes propios para empresas y aseguradoras.

 


Ada (iOS y Android, gratis).

Es el Siri o el Cortana de la salud. Esta inteligencia artificial en cuyo desarrollo han participado más de un centenar de médicos y científicos tiene un vasto conocimiento sanitario. Se sabe al dedillo miles de síntomas y enfermedades, y el usuario puede preguntarle sobre cualquier molestia que lo inquiete. Le responderá diciéndole qué dolencias casan más con el caso. Las consultas pueden mantenerse privadas, aunque también es posible compartir los datos o la actividad con el médico, si así se desea. En tu perfil, es posible incluir tu medicación, alergias, enfermedades padecidas, etc. Lo mejor de todo es que su asistente virtual está dotado con aprendizaje automático y es capaz de aprender y conocerte cuanto más lo uses. Es decir, aumenta su precisión con el tiempo. No te sorprendas si te proporciona información específica sobre tu salud casi sin que le digas qué te ocurre.

 


Knok (iOS y Android, descarga gratis, coste variable por consulta).


Esta compañía lusa que lanzó su app en España en febrero le da un giro al negocio, pues permite solicitar la visita de un facultativo a domicilio. Esto último da mayor comodidad e intimidad al usuario y recupera una práctica casi extinguida. Viene muy bien en el caso de tener niños enfermos, ancianos u otras personas dependientes en casa. Una vez te registras, puedes echar un vistazo a qué médicos se encuentran disponibles a domicilio en tu zona y elegir el que más te guste o se adapte a tus necesidades, según sus tarifas, su currículum o las valoraciones que han dejado otros usuarios previamente. Todo ello queda reflejado en su ficha. Encontrarás, sobre todo, doctores en Medicina General y Familiar, Pediatría y Medicina Interna. El coste de las consultas depende del profesional que se seleccione y el número de visitas que se mantenga con él.

 

Sanitas (solo para sus usuarios).


La compañía privada de seguros pone a disposición de sus clientes una aplicación móvil que permite pedir citas físicas, acceder al historial e informes médicos, ver resultados de pruebas, consultar recibos y copagos, hacer las veces de tarjeta digital de la mutua (para no tener que llevar la tarjeta física) y escribir un mensaje a tu médico, entre otras ventajas. Para disfrutar de las videoconsultas con especialistas, es indispensable contratar la póliza Blua, que sale por 10 euros más al mes si ya eras cliente o 99 euros mensuales si partes de cero. Las videollamadas se pueden utilizar para consultas ordinarias con médicos, así como para programas de asesoramiento con nutricionistas, psicólogos y entrenadores personales, o para el seguimiento del embarazo y posparto, pediatras, etcétera.