Un Data Center en la palma de la mano

Hoy vamos a hablar de uno de los elementos que está haciendo explotar a la inteligencia artificial: las ingentes cantidades de datos que hoy las máquinas son capaces de almacenar y procesar en tiempo real.


¡Hola, colegas biónicos, ciborgs! Hoy vamos a hablar de uno de los elementos que está haciendo explotar a la inteligencia artificial: las ingentes cantidades de datos que hoy las máquinas son capaces de almacenar y procesar en tiempo real.

Recordemos que los otros dos elementos que han impulsado, y lo van a hacer aún más en los próximos años a la IA, son los algoritmos y las capacidades de los chips que procesan la información, cada vez más baratos y con mayores velocidades.

Y para que veáis como avanza este territorio de la IA, os traigo, en la palma de mi mano, un Data Center. Aquí podéis ver, en mi mano, una memoria flash de 32 TB. Esto, que mide apenas 10x15 cm, era hace diez años, bueno dos como ésta memoria, la capacidad de un Centro de Datos de una empresa de tamaño medio.

 

 

Para haceros una idea de lo que son 32 TB, un ejemplo muy sencillo. Esta memoria tiene la misma capacidad que 128 iphones Xs Max de 256 Gb. Otro ejemplo. Si una película en definición 4K pesa alrededor de 4GB, en un TB cabrían 256 pelis 4K. Y en esta memoria nada menos que 8.192.

El almacenamiento flash lleva entre nosotros desde 1987 en los PCs y portátiles. Pero no es hasta ahora cuando empieza a adoptarse en los Data Centers, ya que su fiabilidad se multiplica por cinco frente a los tradicionales discos duros.

Este, dicen los expertos, es el futuro del almacenamiento. Los grandes Centros de Datos de las grandes multinacionales que todos tenemos en la boca están llenos de armarios en los que este tipo de tarjetas están en ellas. Cientos de exabytes, petabytes, zetabytes de información, que se almacenan, se procesan con algoritmos y se convierten en patrones, en predicciones y en soluciones para otras empresas.

Continúa leyendo