¿Puede la IA frenar la desertificación?

Ya hemos hablado en este blog de la iniciativa IA for Earth de Microsoft, que trata de ayudar a las empresas a desarrollar soluciones con inteligencia artificial para paliar los males de nuestro planeta. Hoy toca hablar de cómo la tecnología puede sumar para paliar la desertificación.

Vaya pregunta. Y vaya reto al que la inteligencia artificial (IA), junto con el Internet de las Cosas (IoT) y el Cloud computing o procesamiento en la nube, se enfrenta por no ser capaz la inteligencia humana de lograr un consenso global para abordar uno de los grandes males que nos acechan, y que no es otro que el cambio climático y el calentamiento global. Y es que hoy más de una cuarta parte del planeta está en peligro de desertificación a causa del calentamiento global. En España, por ejemplo, el Ministerio para la Transición Ecológica estima que la extensión del desierto durante este siglo continuará expandiéndose por la península ibérica y abarcará desde la Costa del Sol hasta Cantabria, ocupando alrededor del 80% de la superficie del país.

Y es que el cambio climático está acelerando los procesos de pérdida de suelo fértil. La escasez de agua y los períodos de sequía prolongados agravan esta problemática, especialmente en la mitad sur de España, donde los recursos hídricos son limitados. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que para cubrir la demanda alimentaria de la población mundial en 2050 será necesario aumentar la producción en torno a un 50%. Si en España no tenemos suficiente suelo para incrementar o mantener los cultivos actuales, nos encontraremos ante un escenario desolador.

Microsoft es una de las compañías que está apostando por impulsar proyectos con IA para acelerar la preservación del medio ambiente. A través de su iniciativa AI for Earth va a invertir 50 millones de euros en proyectos como el que se desarrolla en el sudeste de España por Cetaqua para construir, con herramientas de machine learning, técnicas de analítica de datos geoespaciales y visión artificial, un modelo predictivo de los aportes y demandas de agua en el sector agrícola de la región de Murcia.

Otro ejemplo de cómo la tecnología ayuda a elevar la eficiencia en el uso de los recursos hídricos es la colaboración entre Microsoft e Ibercaja para apoyar a los agricultores aragoneses en la optimización de sus explotaciones mediante el desarrollo de una agricultura inteligente. Mediante la instalación de dispositivos IoT en el terreno y el análisis de los datos en la nube, los agricultores pueden realizar un consumo más eficiente de los recursos naturales, en especial del agua. La inteligencia artificial analiza la evolución de temperatura ambiental, humedad… y de ese modo se facilita la toma de decisiones en cada uno de los momentos del ciclo productivo. Además, gracias a esta iniciativa, los productores pueden realizar un seguimiento de sus cultivos en tiempo real y de forma pormenorizada.

No sólo en España Microsoft colabora con otras empresas para utilizar la inteligencia artificial, como la empresa argentina S4 Agtech, pionera en el desarrollo del primer índice del mundo para cubrir los efectos de la sequía. La información se obtiene de una constelación de satélites de la NASA que se encarga de medir los signos vitales del planeta, y se analiza con herramientas de machine learning de la compañía americana. Mediante el uso de algoritmos, esta tecnología reconoce el tipo de cultivo de cada imagen del satélite y determina su crecimiento para convertirlo, posteriormente, en un instrumento de transferencia de riesgo para cubrir las cosechas ante cualquier eventualidad. 

¿Lograrán estas iniciativas, contadas pero relevantes, frenar la desertificación con la ayuda de la inteligencia artificial? No soy capaz de responder a esta pregunta, pero si proliferan, con inteligencia artificial, pero sobre todo con inteligencia humana y emocional, seguro que ayudará a paliar los efectos del cambio climático y el calentamiento global.

Juan Carlos F. Galindo

Juan Carlos F. Galindo

Tras dos décadas dedicado a la comunicación de Productos y Servicios, Innovación, Tecnología, I+D, Televisión y Patrocinios de una gran empresa, me embarco en este blog que dedicaré a mi pasión, la tendencia tecnológica que va a protagonizar la 4ª Revolución Industrial: la Inteligencia Artificial.

CONTINÚA LEYENDO