Mi experiencia con las HoloLens 2: ‘ahora sí lo veo claro’

He tenido la oportunidad de probar y vivir una experiencia virtual, real e inmersiva con la nueva versión de las HoloLens de Microsoft. Ahora sí que lo veo claro y útil, aunque el usuario de a pie no las catará.

¿Qué es esto de la realidad mixta? Pues no es ni realidad virtual ni realidad aumentada. Es una mezcla entre ambas o, para definirlo más claramente, realidad aumentada pero con una experiencia inmersiva ya que lo que estoy viendo es el mundo real. Y esta es la base de las HoloLens 2, evolución de la primera versión pero con tecnología renovada que he tenido la oportunidad de probar en un entorno real.

Si con la primera versión se tenían que hacer unos gestos determinados con los dedos para pinchar, o apuntar con la cara, -bastante incómodos la verdad- ahora con las HoloLens 2 los gestos son completamente naturales, lo que da lugar a poder interactuar con objetos, cogerlos con la mano, soltarlos, rotarlos, …

HoloLens 2 no requiere conexión alguna. Es un aparato autónomo, que se conecta vía wifi o bluetooth, pero que en la mayoría de las soluciones no es necesaria la conectividad a la nube ya que las aplicaciones y capacidades están embebidas en el dispositivo. Tienen una autonomía de unas tres horas, pero cuentan con una recarga muy rápida -unos 45 minutos- gracias a que incluyen un puerto USB tipo C.

 

Así es la segunda versión

También la segunda versión de las Hololens es mucho más cómoda que la primera versión ya que están diseñadas para llevarlas varias horas de manera ininterrumpida y fabricadas en fibra de carbono. En la primera versión todo el peso estaba en la parte delantera, lo que llevarlas puestas más de media hora se hacía algo incómodo. Ahora pesan lo mismo, pero el centro de gravedad está en la parte de las orejas, lo que las hace más cómodas. En la parte de atrás está la batería, y además se levantan las gafas en forma de visera para poder interactuar con otras personas.

El precio de las HoloLens 2, que no se venden al público en general, y sólo están disponibles para los casos de uso en el ámbito industrial y sanitario, por ejemplo, ronda los 3.500 dólares, aunque también están disponibles para las empresas en formato renting y pagando una licencia al mes por usuario.

Al ponerse uno las gafas lo primero que hace el dispositivo es calibrar el seguimiento ocular. La segunda versión de HoloLens ha dado un salto cualitativo en términos de inmersión gracias a la duplicación de su campo de visión, manteniendo la densidad holográfica de 47 píxeles por grado de visión. Además, mediante el nuevo sensor de profundidad (Time of Flight Depth Sensor) combinado con la comprensión semántica y de inteligencia artificial (IA) integrada, el dispositivo permite manipular los hologramas directamente con los mismos gestos intuitivos que se utilizan para interactuar con los objetos físicos en el mundo real. Y todo ello partiendo de la tecnología propia que ya tenía Microsoft en su consola Kinect, inventada por la empresa israelí PrimeSense y comprada posteriormente por Apple.

La pantalla de las HoloLens 2 es más grandes que las de la primera versión, y proyecta las imágenes en formato horizontal directamente en los ojos gracias a un sistema de espejos. Además, a través de los sensores delanteros se escanea el entorno con un mapeo espacial que permite hacer el enlace entre el mundo real y el virtual, como por ejemplo que determinados objetos virtuales caigan sobre una mesa real. Es como en Minority Report, pero sin la necesidad de ponerse guantes, como en la película. Y además, en la parte de debajo de las gafas hay otro par de sensores que lo que hacen es analizar el ojo para autenticar al usuario a través del iris, además del comentado mapeo del ojo para seguimiento ocular.

Las gafas de HoloLens llevan dos procesadores. Uno normal, y otro procesador para la inteligencia artificial. Gracias a este chip con IA las gafas aprenden a entender y analizar lo que hay en el entorno para que nos pueda ofrecer soluciones y alternativas a determinados problemas, e incluso para el reconocimiento de objetos en determinadas situaciones.

Entornos como el industrial, el energético, el sanitario, el logístico o la arquitectura e ingeniería ya están transformando sus procesos de negocio, gracias a las oportunidades de la realidad mixta y la plataforma inteligente de gestión de Microsoft, Dynamics 365, que aporta un sistema inmersivo que está revolucionando el aprendizaje y la estandarización de procesos a través de “guías paso a paso”, con instrucciones holográficas y reconocimiento de objetos.

En España, Microsoft cuenta con Plain Concepts como primer partner en el ámbito de la realidad mixta, quien se encarga de desarrollar soluciones a medida para dar respuesta a las necesidades concretas de cada organización para poder así aprovechar las ventajas de las Hololens 2 en múltiples escenarios y sectores.

Juan Carlos F. Galindo

Juan Carlos F. Galindo

Tras dos décadas dedicado a la comunicación de Productos y Servicios, Innovación, Tecnología, I+D, Televisión y Patrocinios de una gran empresa, me embarco en este blog que dedicaré a mi pasión, la tendencia tecnológica que va a protagonizar la 4ª Revolución Industrial: la Inteligencia Artificial.

Continúa leyendo