La mitad de los coches serán autónomos, con 6G

Habrá que esperar casi 20 años, pero con la sexta generación de redes móviles y con Inteligencia Artificial la mitad de los vehículos serán autónomos.

Sedric

Nvidia, Baidu, BMW, Nissan, Volkswagen, Daimler, Qualcomm, General Motors, Samsung, Harman, LG, Ford, Honda, … Todas ellas fueron protagonistas en el CES de Las Vegas, que todos los años se adelanta algo más de un mes al Mobile World Congress de Barcelona que se celebra a finales de febrero.

Y todas ellas fueron protagonistas porque enseñaron sus fortalezas ante la convergencia entre automoción, telecomunicaciones e Inteligencia Artificial que avecina un negocio en 2030 de más de 750.000 millones de dólares, según la consultora Mckinsey.

Mucho camino queda todavía por recorrer, no obstante, para que en las carreteras veamos, como vemos hoy a los vehículos tradicionales, coches autónomos sin conductor. Hasta que no haya una legislación clara al respecto, y unas medidas de seguridad que eviten que los propios vehículos sean hackeados al igual que hoy se piratean los ordenadores o los Smartphone, no habrá carreteras repletas de smart cars sin conductor.

Pero la consultora Strategy Analitics va incluso más allá y afirma que, “hasta 2035 la mitad de los coches en la carretera no serán autónomos, aunque podría suceder más rápidamente si hay una legislación que fomenta la autonomía e incluso prohíbe la conducción, o a través de automóviles autónomos que sustituyen a los coches tradicionales. Todo esto es posible, pero sería muy audaz pensar en que haya muchos coches autónomos antes de 2025”.

DRIVLN Samsung

No obstante, para que esto ocurra en 2035 Strategy Analitics dice también que necesitaremos redes de telecomunicaciones 6G, cuando ni tan siquiera hay todavía redes 5G.

 De momento, Apple, Google, IBM, Amazon, Microsoft, Samsung, Intel, Qualcomm, Nvidia, LG, … todas ellas pugnan por incorporar sus tecnologías en el vehículo para hacerlo autónomo, conectado e inteligente, y para ser además capaces de extraer, visualizar y analizar la ingente cantidad de datos que cada vez más generan los vehículos y desarrollar soluciones para la conducción y los ocupantes del coche.

Apple Car Play

IBM, por ejemplo, estima que en 2020 los coches conectados generarán una asombrosa cantidad de 350MB de datos cada minuto, mientras que Intel cree que los automóviles autónomos generarán 4TB de datos por día. Esta cifra, la que cuenta Intel, sería la que generaría un coche autónomo durante 15 horas en funcionamiento al día.

La consultora Ovum, por su parte, cuenta que la migración de los asistentes digitales –de Apple (Siri), de Microsoft (Cortana) o de Amazon (Alexa)- a los coches conectados ya está en marcha. “Los coches conectados desempeñarán un papel central en la orquestación de los servicios digitales personalizados y activados por la voz, y facilitarán el comercio, tal como están comenzando a hacer en los smartphone de hoy”.

No obstante, los asistentes digitales de hoy en día no entienden los coches o la conducción, aunque los avances en Inteligencia Artificial y la integración que fabricantes como Seat, Ford, Tesla, BMW o Daimler están haciendo de ellos en sus sistemas está cambiando la industria de la automoción.

Apple Siri Digital Assistant, por ejemplo, está disponible para un número creciente de modelos de coches conectados a través de CarPlay de Apple, que permite a los usuarios de los vehículos conectar su iPhone y llamar a Siri para controlar ciertas aplicaciones del iPhone.

Procesador IA Nvidia auto conectado

La china Baidu tiene planes similares para llevar su Digital Assistant a otros dispositivos y plataformas más allá de smartphones, y ha comenzado a hacer incursiones con los coches conectados, en concreto con Hyundai Motors. Microsoft, por su parte, ha intensificado el desarrollo de su plataforma Microsoft Connected Vehicle, que permite la integración de Cortana, y se ha aliado con Renault-Nissan.

Otro ejemplo es el fabricante de procesadores Nvidia, que enseñó en Las Vegas un vehículo de pruebas que viajaba sin conductor por Nueva Jersey, y presentó junto con ZF y la china Baidu la primera computadora de vehículo autónomo con Inteligencia Artificial.

Intel también dio a conocer en Las Vegas el primer vehículo autónomo de una flota de prueba de 100 automóviles, y reveló que BMW, Nissan y Volkswagen están ya desplegando mapas basados en su superchip Mobileye. Y además anunció una alianza con Ferrari en Norteamérica para el uso de tecnologías de Inteligencia Artificial de Intel para utilizar los datos obtenidos en las pistas de los circuitos con el objetivo de mejorar la experiencia tanto de aficionados como de conductores.

Y General Motors anunció en enero en Las Vegas que producirá su propio vehículo sin conductor para 2019, mientras que Mercedes-Benz presentaba su nuevo sistema multimedia Mercedes-Benz User Experience, un sistema de infoentretenimiento habilitado con inteligencia artificial que combina una pantalla táctil de nuevo diseño con navegación de realidad aumentada, activación de voz y un nuevo sistema de navegación de direcciones de tres palabras. Conocida como MBUX, entrará en producción esta primavera con el compacto Clase A.

El ultimo líder en unirse a Apple, Google, Amazon y Microsoft, para incorporar su tecnología en los coches autónomos e inteligentes, ha sido Samsung. Tras comprar Harman hace un año por 8.000 millones de euros, en la ciudad de los casinos desveló la plataforma Digital Cockpit, que incluye un conjunto de experiencias que se ajustan al estilo de vida conectado, sin comprometer ni la seguridad ni el rendimiento. El Sistema se integra con el panel de instrumentos del vehículo a través de Bixby, el asistente de voz de Samsung, respuestas hápticas, controles físicos y botones en el volante a través de una única pantalla central que aúna toda la información y las funciones del vehículo.

Mediante múltiples pantallas, aprovechando la plataforma Ignite de HARMAN, la experiencia automovilística del usuario se puede personalizar para el conductor y para los pasajeros mediante servicios como asistentes personales virtuales, perfiles personales intercambiables, realidad aumentada, ... El sistema operativo Android se integra en cuatro pantallas, una primicia en el sector.

Desarrollada en estrecha colaboración con HARMAN, Samsung también ha anunciado su nueva plataforma DRVLINE, una plataforma abierta y modular para la conducción autónoma que ha sido diseñada para escalar desde el Nivel 3, de asistencia a la conducción, hasta los Niveles 4 y 5, conducción autónoma plena. Las dos compañías continuarán centrándose en soluciones de ingeniería, computación de alto rendimiento, tecnologías de sensores, algoritmos, inteligencia artificial y soluciones de conectividad y cloud que sean escalables y capaces de proporcionar autopilotaje de todos los niveles, hasta el Nivel 5.

Será, según dicen los expertos, esta combinación de tecnologías de Inteligencia Artificial, aprendizaje de máquinas y analítica avanzada la que va a transformar la experiencia de conducción, alimentada por una gama creciente de datos creados desde dentro y fuera de los vehículos. Aunque como señalan todos los expertos, tendremos que esperar, al menos hasta 2035, para que todas estas experiencias empiecen a generalizarse

El primer producto de ADAS (Advanced Driver Assistance Systems) desarrollado por HARMAN y Samsung será una cámara con capacidad para anticipar salidas de carril, control de crucero adaptable, aviso de colisión y algoritmos para detectar la presencia de peatones. El nuevo sistema combina la experiencia que tiene Samsung en cámaras con la solución ADAS 360 de HARMAN, que combina el aprendizaje automático o machine learning y el procesamiento de datos con la realidad aumentada para crear un copasajero virtual autodidáctico que garantice que la experiencia de conducción conectada es individual y segura. Este nuevo sistema comenzará a funcionar en 2018.

Aunque en el horizonte hay miedos que acechan a la Sociedad en el uso de la Inteligencia Artificial, y de los que sin duda hablaremos en este Blog en próximos artículos, los beneficios, como ha señalado el propio Stephen Hawking en múltiples ocasiones, y a pesar de señalar también los peligros, serán mucho mayores.

Y uno de estos peligros de los que tanto se habla es la pérdida de empleos. En este sentido, la consultora Gartner, dice que la Inteligencia Artificial creará en 2020 alrededor de 2,3 millones de nuevos puestos de trabajo, mientras que destruirá 1,8 millones. Creará más de los que destruirá, dice Gartner. Y ni tan siquiera hoy podemos vislumbrar los nuevos trabajos que surgirán con la Inteligencia artificial en 20 años.

“En poco tiempo”, cuenta Harry Shum, “muchas tareas mundanas y repetitivas serán realizadas de forma automática por máquinas inteligentes, lo que nos liberará de dedicar nuestro tiempo y energía a ser más productivos y creativos, y a hacer avances significativos en áreas como la salud, la agricultura, la educación o el transporte”.

Antes, o al mismo tiempo, habrá que resolver otras cuestiones relevantes como la privacidad, la ciberseguridad o incluso la ética, para asegurar que la Inteligencia Artificial se usa de manera responsable, justa, transparente, inclusiva y segura.

CONTINÚA LEYENDO