La inteligencia artificial también ayudará a salvar a las abejas

Aunque no se debería haber llegado a este extremo, la inteligencia artificial también puede ayudar a paliar la plaga que amenaza a las abejas con la extinción.

Panal de abejas

 

La semana pasada recibí una información de Oracle que me llamó sumamente la atención. No me ‘vendía’ una moto, como suelen hacer muchas empresas que no hacen más que enviar comunicados y notas de prensa a los periodistas, y con los que poco se puede hacer cuando se trata de escribir algo ‘Muy Interesante’. En la noticia que me llegó se decía que la citada compañía y The World Bee Project anunciaban un “programa único en el mundo para entender el descenso de la población de abejas y ayudar a protegerlas”. ¿Y cómo lo van a hacer Oracle y la institución británica mencionada? Utilizando inteligencia artificial (IA), muchos datos, más capacidad de procesamiento, poniéndolo todo en la nube y visualizando con herramientas modernas lla información útil para buscar soluciones.

Para ello ‘World Bee Project Hive Network’ recogerá datos de forma remota utilizando una red de colmenas conectadas, que se enviarán a la cloud, de Oracle claro, donde se utilizarán herramientas analíticas, inteligencia artificial y visualización de datos para dar a los investigadores nueva información sobre la relación entre las abejas melíferas y sus entornos.

 

Ya hemos hablado en este Blog de otros proyectos similares para proteger de la extinción a los elefantes del Congo, o para salvaguardar a las golondrinas de los parques de Disney en Oregón, iniciativas lideradas por otras tecnológicas como Microsoft y Google. En el caso de las abejas, se permitirá a los investigadores ‘escucharlas’, analizando complejos datos acústicos capturados dentro de las colmenas inteligentes, incluyendo el movimiento de sus alas y patas. Combinando esta información con otras medidas de precisión como temperatura, humedad y producción de miel, será posible monitorizar las colonias de abejas, detectar patrones y predecir comportamientos. Esto permitirá a los apicultores y conservacionistas emprender acciones para proteger las colonias, como evitar los enjambres en momentos del año poco apropiados o eliminar depredadores de especies invasivas como la avispa asiática. El valor de los datos es informar a los apicultores de los diferentes estados de la colonia a lo largo del año y ayudar a su gestión.

 

Los datos y conocimientos obtenidos en el proyecto se pondrán a disposición de otras iniciativas de investigación y conservación que trabajen para proteger a las abejas en todo el mundo. Al compartir recursos y fomentar la colaboración, The World Bee Project Hive Network prevé multiplicar su impacto y permitir una mayor acción para salvar las abejas.

"Nuestras vidas están intrínsecamente conectadas con las abejas", dice Sabiha Rumani Malik, fundador y presidente Ejecutivo en The World Bee Project.“Al proteger a las abejas y otros polinizadores, podemos ayudar a resolver problemas como el suministro mundial de alimentos y la pobreza, y reducir la pérdida de biodiversidad y el daño a los ecosistemas. Nuestra asociación con Oracle Cloud es un matrimonio extraordinario entre la naturaleza y la tecnología. Logrará que el público se preocupe cada vez más por los polinizadores, permitirá la investigación avanzada y, fundamentalmente, actuar en una escala que antes era imposible de lograr. Cuanto más comprendamos las relaciones entre polinización, alimentos y bienestar humano, más podemos hacer para proteger a las abejas y los polinizadores, y ayudar a proteger nuestro planeta y a nosotros mismos".

Los polinizadores están disminuyendo a un ritmo alarmante; una seria preocupación dada su importancia para la seguridad alimentaria mundial, ya que las abejas son responsables de la polinización de un tercio del suministro mundial de alimentos. Además, de las 100 especies de cultivos que alimentan al 90% de la población mundial, las abejas polinizan 70. Y, según los expertos, las abejas melíferas de Inglaterra se están desvaneciendo más rápido que en cualquier otro lugar de Europa, con un descenso del 54% entre 1985 y 2005. Con el plan de Oracle y World Bee Project, utilizando las últimas tecnologías de IA, se demuestra que las condiciones cada vez más inhóspitas para las abejas son las responsables de su declive, impulsadas por la pérdida de hábitats de flores, los métodos de cultivo intensificados, el cambio climático y el aumento del uso de pesticidas.

Aunque no se debería haber llegado a tales extremos, la tecnología, en este caso la inteligencia artificial, puede ayudar a paliar el problema y salvar, también, a las abejas.

CONTINÚA LEYENDO