Internet de los sentidos: la línea entre pensar y hacer se difumina

Último capítulo dedicado, por mi parte, a este fantástico texto producido por la compañía sueca Ericsson, y que define muy claramente el pensar de aquellos consumidores de tecnología que esperan para dentro de diez años más y mejores servicios innovadores.

internet de los sentidos
istockphoto

“Hace más de 2.000 años”, señala el estudio de Ericsson al que hemos dedicado varios episodios en este blog, “los filósofos griegos pensaban que cada humano estaba solo y que uno nunca podría conocer realmente la existencia de otro. Este aislamiento es simplemente parte de la condición humana, pero tal vez no por mucho más tiempo. Para 2030, la tecnología estará preparada para responder a nuestros pensamientos, e incluso a compartirlos con otros. Pensemos en lo que eso significará. Piensa, y eso significará”.

 

El cerebro como interfaz

Usar el cerebro como interfaz podría significar el fin de los teclados, ratones, mandos de consolas y, en sí, de todas las interfaces de usuario para cualquier dispositivo digital. El usuario solo necesitará pensar en las órdenes, y estas sucederán. Los teléfonos inteligentes incluso podrían funcionar sin pantallas táctiles. Esto abre nuevas categorías de dispositivos con paradigmas de interacción completamente nuevos. Entre ellos, las principales expectativas del consumidor están en las gafas de realidad aumentada (AR), donde 6 de cada 10 encuestados esperan que, únicamente con pensar en “mostrar mapa” aparecerá un mapa justo frente a sus ojos, y que podrían buscar rutas simplemente con pensar en el destino.

Con estas capacidades, muchas otras aplicaciones que son casi inimaginables hoy en día, de repente pueden convertirse en algo cotidiano. ¿Alguna vez has conocido a alguien que aparentemente te conoce, pero que tú no puedes ubicarlo o incluso recordar su nombre? Este problema será eliminado en 2030 cuando, según el 54% de los consumidores entrevistados para el informe, señalan que las gafas de AR mostrarán información sobre las personas que conozcan, como su nombre o de dónde se conocen.

 

Pensamientos accesibles e incluso telepatía

Nuestros pensamientos serán completamente accesibles mediante la tecnología. Por lo tanto, alrededor de la mitad de todos los encuestados cree que para 2030 sabremos que los antiguos griegos estaban equivocados y que, en esencia, nuestras mentes estarán conectadas; esperan tener la capacidad de responder a mensajes cortos usando pensamientos solamente, mientras que el 40% incluso cree que tendrá la capacidad de compartir pensamientos directamente con sus amigos y seres queridos. Con esta tecnología, los conceptos de integridad y privacidad obtendrán nuevos significados. Por ejemplo, la gente no quiere que los anunciantes puedan tener acceso a sus mentes: más del 50% dice que los datos serán privados para cualquier servicio de pensamiento sobre el cual le preguntamos, con 7 de cada 10 diciendo que los datos de pensamiento para bloquear y desbloquear sus puertas necesitan ser privados.

Los consumidores consultados predicen, además, que en la próxima década el sonido y la visión digital, complementados por el tacto, gusto, olfato y más, van a transformar nuestras experiencias actuales basadas en experiencias multisensoriales que serán prácticamente inseparables de la realidad física. ¿Cómo sería la vida cotidiana en un mundo así?

En parte, este cambio ya está sucediendo. Elementos de los otros sentidos están haciéndose presentes, como es el caso de los accesorios de equipos de realidad virtual con generadores de aroma y micro calentadores o enfriadores, trajes de respuesta háptica o simples controles vibratorios de videojuegos. Quizás eventualmente se podrá probar una copa de vino digital mientras se sale con amigos dentro de un videojuego. Con un poco de suerte, eso no terminará en una resaca digital al día siguiente.

Convertir experiencias digitales en aventuras inmersivas realmente podría revolucionar los viajes y el turismo. Imagina ser capaz de ver no sólo las ruinas de Pompeya sino de también probar comida callejera antigua, experimentar un baño tradicional y sentir el calor abrasador cuando el Vesubio tenga una erupción de manera repentina. Hasta un 43% de los encuestados quiere experimentar ese tipo de inmersión sensorial completa en momentos de importancia histórica.

 

Oportunidades y desafíos

Los consumidores que esperan este desarrollo ven tanto desafíos como oportunidades. Los que esperan que la realidad física y digital se fusionen completamente también son los más preocupados por convertirse en esclavos de la tecnología, mientras que aquellos que esperan una estricta regulación de privacidad también son los que esperan el fin de la privacidad debido al auge de la tecnología de reconocimiento facial. “Queda mucho por decir y considerar sobre las implicaciones sociales y personales de un internet lleno de sentidos, pero esperamos haber inspirado algunas ideas para el futuro”, concluye la multinacional sueca en su estudio.

 

Juan Carlos F. Galindo

Juan Carlos F. Galindo

Tras dos décadas dedicado a la comunicación de Productos y Servicios, Innovación, Tecnología, I+D, Televisión y Patrocinios de una gran empresa, me embarco en este blog que dedicaré a mi pasión, la tendencia tecnológica que va a protagonizar la 4ª Revolución Industrial: la Inteligencia Artificial.

Continúa leyendo