Inteligencia artificial para salvar a los leopardos de las nieves de su extinción

Una vez más volvemos a hablar de la inteligencia artificial para salvaguardar de la extinción, en este caso, a los leopardos de las nieves.

Cambio climático, incendios, desertificación, Parkinson, despilfarro de la comida, pesca, agricultura, abejas, terremotos, elefantes, golondrinas, niños con autismo, océanos, … son algunos ejemplos que hemos tratado en este Blog, y que gracias a la inteligencia artificial (IA) podrán mejorar sus perspectivas de vida, predicción, o incluso salvación. Hoy añadimos a esta lista a los leopardos de las nieves, una especie, una más, en peligro de extinción, pero que puede también protegerse gracias a la tecnología.

Proteger a los leopardos de las nieves de la extinción comienza por saber cuántos existen hoy en día, algo difícil teniendo en cuenta que viven en tierras frías y áridas, que pueden recorrer cientos de kilómetros y que son tan evasivos que hasta los expertos los apodan “los fantasmas de la montaña”. Sin embargo, los avances de la inteligencia artificial pueden desempeñar un papel clave en la vigilancia de la salud de estos felinos y su entorno.

Snow Leopard Trust, una organización sin ánimo de lucro con sede en Seattle, tiene como objetivo salvaguardar a este animal en peligro de extinción a través de una mejor compresión científica de sus comportamientos, necesidades y amenazas. Para ello, esta asociación ha estado utilizando cámaras equipadas con sensores de calor y movimiento, una solución que se ha visto perjudicada por incidentes como avalanchas, inundaciones o por culpa de los propios animales que las mueven.

Instaladas en los hábitats de Asia Central y del Sur, estas cámaras generan cientos de miles de fotos, siendo muchas de ellas de cabras, camellos, caballos e incluso hierba que se balancea. En definitiva, cualquier cosa que active los sensores de las cámaras. Así pues, clasificar las imágenes en fotos con y sin leopardos era tradicionalmente una tarea manual larga y tediosa.

Pero este problema se ha acabado desde que Snow Leopard Trust utiliza la IA de Microsoft para analizar y clasificar las imágenes en una base de datos, haciendo en 10 minutos lo que solía necesitar 10 días. “Analizar todas esas imágenes solía ocupar una parte considerable de nuestro tiempo”, afirma Koustubh Sharma, un reconocido ecólogo regional de la organización sin ánimo de lucro que lleva estudiando a estos felinos salvajes desde hace 12 años y que además es coordinador internacional del programa Global Snow Leopard & Ecosystem Protection. “Al analizar automáticamente las imágenes y crear una base de datos para nosotros, se proporciona a nuestro pequeño equipo el tiempo para hacer más encuestas y recopilar mejores datos”.

El sistema de clasificación de imágenes ayuda a Sharma y a su equipo a ahorrar tiempo, acceder a datos críticos más rápido y a optimizar los recursos destinados a la protección de los leopardos de las nieves de la caza furtiva, los efectos de la minería, el cambio climático y otras amenazas.

El siguiente paso para la tecnología sería automatizar la identificación de estos felinos de forma individual basándose en sus marcas únicas. Según Sharma, en la actualidad nadie sabe realmente cuántos leopardos existen, aunque la mejor estimación disponible es de 3.000 a 7.000 ejemplares. Además, también asegura que la existencia de esta especie es importante para los humanos porque son importantes “termómetros” ecológicos de las montañas en las que habitan y que abastecen de agua a los pueblos vecinos.

La presencia o ausencia de leopardos de las nieves indica si todo está bien en el ecosistema. Al usar cámaras para estudiar la población de leopardos de las nieves, en realidad se trabaja para proteger un ecosistema completo.

Juan Carlos F. Galindo

Juan Carlos F. Galindo

Tras dos décadas dedicado a la comunicación de Productos y Servicios, Innovación, Tecnología, I+D, Televisión y Patrocinios de una gran empresa, me embarco en este blog que dedicaré a mi pasión, la tendencia tecnológica que va a protagonizar la 4ª Revolución Industrial: la Inteligencia Artificial.

Continúa leyendo