Inmmendingen cuece a fuego lento el futuro coche autónomo de Daimler

Hay que ir a la frontera suiza con Alemania para conocer lo que allí se cuece. Y hasta allí hemos ido, para ver y probar in situ cómo Daimler, junto con Bosch, desarrollan el futuro coche autónomo de la firma alemana de automoción.

Al sur de Alemania, en el estado de Baden Wurtemberg, Daimler y Bosch han levantado una fortaleza, laboratorio y centro de investigación donde están cociendo cómo será el futuro coche autónomo. Tras una hora y media de camino en coche desde Zurich, y a menos de 200 kilómetros de Sttutgart, se encuentra este enclave que Daimler comenzó a construir en 2015 y que cuenta con un equipo de unos 300 ingenieros de ambas compañías y zonas de carreteras especialmente diseñadas para probar y testar los desarrollos que allí se realizan y que se integran en los vehículos de la marca teutona.

En ese entorno idílico, rodeado de vegetación, se ponen a prueba la conjunción de imágenes proporcionadas por sensores RADAR y LIDAR de última generación creados por Bosch, además de las que se captan desde cámaras de alta resolución e infrarrojas que equipan los coches Mercedes Benz de Daimler. Todas esas imágenes, y los datos que proporcionan, se fusionan y se mezclan para procesarse y computarse bajo la plataforma Pegasus de NVIDIA, que aplica la inteligencia artificial (IA) y tecnologías de deep learning y redes neuronales para descifrar en cuestión de milisegundos qué es lo que dicen las imágenes y que decisiones hay que tomar también en tiempo real en función de las mismas.

Un dato revelador muestra la relevancia de las pruebas que Daimler y Bosch están desarrollando en Inmmendingen, y que se seguirán realizando hasta llegar a la segunda fase del proyecto en la segunda mitad del 2019 en la Bahía de San Francisco. Los coches autónomos que se prueban en la localidad alemana están integrados con ocho sensores RADAR, que tienen la particularidad de utilizar las ondas de radio para detectar y enviar a la plataforma de IA los datos que identifica a unos 250 metros de distancia. Sólo esos ocho sensores proporcionan cada segundo 100 Megabytes de información, lo que equivaldría a casi 1 Gigabyte de información si se suman todos los sensores RADAR, cada segundo. O, lo que es lo mismo, unos 60 Gigabytes al minuto, 360 a la hora, u 8 Terabytes de información cada día.

Y estas cifras son sólo las que proporcionan los sensores RADAR. Daimler y Bosch no ofrecen detalles de cuántos LIDAR, los que utilizan el láser para captar en imágenes 3D todo lo que encuentran a su alrededor en 360 grados. Ni tampoco la cantidad de datos que obtienen de las cámaras de alta resolución y ultrasonido que equipan los vehículos. En cualquier caso, todo ello se computa y se analiza en las redes neuronales y las capacidades de deep learning que desarrolla la plataforma de NVIDIA.

 

A través de ella se analiza e interpretan la variedad de los datos entrantes, y se traducen a comandos de conducción en un tiempo muy corto gracias a la potencia computacional de la plataforma IA de NVIDIA. Daimler y Bosch cuentan también en Inmmendingen como la conducción totalmente automatizada y con conductor en la ciudad requiere de una arquitectura de sistemas redundante y versátil y el más alto nivel de seguridad funcional. Para lograr este nivel de seguridad, las operaciones de cómputo necesarias se realizan en paralelo en diferentes circuitos. Y esto significa que el sistema tiene el recurso inmediato a estos resultados comparativos paralelos cuando es necesario.

Los meses que restan de aquí a la segunda mitad de 2019 para llegar a Metrópolis en California, la ciudad piloto en la que rodará la flota de pruebas automáticas de Daimler y Bosch, se antojan apasionantes. Si se mantiene el mismo nivel de cómputo de datos al día de todos los sensores que gestionan los coches que Daimler prueba en Inmmendingen, y si he hecho las cuentas bien, de aquí a un año se habrían procesado el equivalente a 3 Zettabytes de datos, que sería la misma capacidad que tendrían en la actualidad 150 millones de iPhone X de 256 GBytes de capacidad cada uno. Y sólo tomando como muestra los ocho sensores RADAR.

Daimler y Bosch también ofrecerán en la segunda mitad del año que viene un servicio de transporte automatizado en rutas selectas en una ciudad ubicada en la bahía de San Francisco en Silicon Valley. Esta operación de prueba proporcionará información sobre cómo los vehículos totalmente automatizados y con conductor se pueden integrar en una red de transporte multimodal. Muchas ciudades enfrentan numerosos desafíos que están agobiando cada vez más el sistema de transporte existente. La prueba es mostrar cómo esta nueva tecnología podría ser una solución a estos desafíos. ¿Lo veremos? En Inmmendingen lo hemos visto, y hemos probado los coches sin conductor de Mercedes Benz. Dentro de un año, en San Francisco, …

Juan Carlos F. Galindo

Juan Carlos F. Galindo

Tras dos décadas dedicado a la comunicación de Productos y Servicios, Innovación, Tecnología, I+D, Televisión y Patrocinios de una gran empresa, me embarco en este blog que dedicaré a mi pasión, la tendencia tecnológica que va a protagonizar la 4ª Revolución Industrial: la Inteligencia Artificial.

Continúa leyendo