Google Pixel 3, o casi todo lo que quiero en un móvil inteligente

No tiene cuatro cámaras, ni tres. Ni falta que le hace. Con su única lente en la parte posterior, y la inteligencia artificial que interviene en el procesado de las mismas, es capaz de superar a la mayoría de los smartphone. Pero los Google Pixel 3 y 3 XL hacen muchas más cosas, y bien, gracias a la IA.

Google Pixel 3

Cinco minutos es lo que me gustaría que dedicara el lector en leer este artículo. Aunque podría escribir mucho más, incluso compararlo con otros dispositivos que integran capacidades de inteligencia artificial (IA), no lo voy a hacer. El Google Pixel 3, por los días que lo he tenido en la mano, merece la pena un foco exclusivo que explique porqué, en mi opinión, es el smartphone que en su conjunto más y mejor aprovecha toda la inteligencia artificial que lleva tanto su software como su hardware. Y eso que no lleva un procesador de 7 nanómetros ni de 6.900 millones de transistores en su interior.

Sus cámaras, una sola lente trasera -y no cuatro como algún modelo reciente de otro fabricante- de 12 megapixels con autoenfoque y detección de fase con tecnología dual pixel y calidad HDR, estabilización de imagen óptica y electrónica y sensor espectral y de parpadeo, y otra en el frente de 8 megapixels normales y de gran angular con un campo de visión de 97 grados, ayudan a obtener las mejores imágenes, adaptándose al usuario y siempre mejorando las tomas con la IA. El modo retratoy el zoom de alta resolución son buena muestra de la máxima expresión a la que puede llegar la única cámara trasera del Pixel 3 o Pixel 3 XL.

Google Pixel 3

Otras funcionalidades atractivas que incorpora la inteligencia artificial de los nuevos Pixel de Google (ver ejemplos) es la Mejor Toma, que recomienda la mejor imagen capturada gracias al aprendizaje automático o machine learning que se aloja en el propio dispositivo, y que analiza las fracciones de segundo de la imagen justo antes y después de que se pulse el disparador, buscando las fotos en donde todo el mundo esté sonriendo, con los ojos abiertos y mirando a la cámara; el modo fotomatón, que usa la Inteligencia Artificial para reconocer las sonrías o expresiones divertidas y capturar la foto de forma automática sin necesidad de pulsar el botón del disparador; el selfie de grupo, con el que se pueden realizar encuadres con más personas gracias al gran angular con un 33 por ciento más de apertura que los selfies tradicionales y un 184% más de espacio en la instantánea; o el modo playground, que seguro que hace las delicias de los más jóvenes de la familia ya que con él se pueden hacer fotos y grabar vídeos con personajes de la Guerra de las Galaxias o de la serie Strangers Things, por citar algunos. 

Selfie

Otras opciones de las cámaras del Pixel 3 y su versión XL, y que también utilizan inteligencia artificial y machine learning, son la estabilización de vídeo, tanto par la cámara trasera como delantera, aunque en ésta la estabilización se realiza de forma digital; el autoenfoque en movimiento, que ayuda a mantener el objetivo principal de la foto dentro del encuadre y siempre bien enfocado aunque el usuario se mueva; o el zoom de alta resolución, que garantiza contar con los detalles y la máxima nitidez en las instantáneas creadas con zoom, una técnica fotográfica informática usada tradicionalmente en imágenes científicas y en astronomía.

Google Pixel 3


Google Lens 
se integra en los nuevos Pixels 3 como nunca se ha hecho en ningún otro smartphone de cualquier otro fabricante.  Explorar y traducir texto, encontrar ropa o identificar plantas y animales populares son sólo algunos ejemplos de lo que se puede hacer con esta aplicación que procesa con machine learning información visual de una manera que nunca se había hecho hasta ahora para proporcionar al usuario información extra de los objetos visualizados. 

Solo hay que pulsar durante varios segundos la cámara de Pixel 3 para abrir con facilidad la función Lens. Cuando se dirige la cámara a la información que el usuario desea recordar o no le apetece escribir, como una URL, un código QR, una hoja publicitaria, una dirección de email o una tarjeta de visita, Google Lens sugiere lo que se puede hacer posteriormente, como, por ejemplo, crear un nuevo contacto. Para las tarjetas de visita, por ejemplo, el procesamiento se realiza de forma local, sin necesidad de conectarse a la nube de Google, gracias a que se ha integrado en el dispositivo un chip neuronal dedicado expresamente para esta funcionalidad.

Pixel Stand

Como ya creo que me he pasado de los cinco minutos de lectura, voy a acabar hablando de Pixel Stand y los auriculares Pixel USB-C. En mi opinión Pixel Stand es uno de los grandes aciertos de los nuevos dispositivos de Google. No sólo es una base de carga inalámbrica, compatible con el estándar Qi, sino que es también la puerta que abre al Pixel 3 a convertirse en una herramienta o asistente inteligente de audio y vídeo, pudiendo responder preguntas, reproducir música, ayudar al usuario a controlar otros aparatos del hogar inteligente, e incluso transformarse en un marco de fotos cuando no se encuentra en uso. Pixel stand es, además, compatible con Google Home en cualquiera de sus versiones.

Los auriculares Pixel USB-C, por su parte, tienen acceso directo al asistente inteligente del Pixel 3 o Pixel 3 XL, y junto con la aplicación de Google Translate llevan al usuario a tener acceso a más de 40 idiomas y realizar traducciones en tiempo real. Basta con pulsar varios segundos el botón negro que lleva el auricular, y decir, por ejemplo, “ayúdame a hablar japonés”. Sin duda probaré la próxima semana en Honk Kong, donde estaré para seguir las últimas informaciones sobre IA, 5G, IoT y Cloud, entre otras tecnologías, y comprobar si soy capaz de entenderme con mi Pixel 3 y los auriculares con el idioma local.

Paisaje

Me olvidaba de la batería inteligente que utiliza también machine learning gracias al desarrollo realizado con DeepMind -compañía inglesa de IA adquirida por Google en 2014- para determinar las aplicaciones que el usuario utiliza más frecuentemente y limitar el uso de la batería en segundo plano. Y echo de menos, ante tal despliegue de inteligencia artificial de Google en sus Pixel 3, la autenticación biométrica por reconocimiento facial, y no sólo a través de la huella dactilar. Todos los Smartphone flagship de la mayoría de fabricantes de smartphone ya cuentan con desbloqueo por reconocimiento facial, y seguro que Google cuenta con la tecnología para integrarlo en sus dispositivos. La pregunta es porqué no lo hace. 

 

CONTINÚA LEYENDO