“El machine teaching es una buena idea, pero tardará en funcionar”

Jordi Ribas lleva casi treinta años en Estados Unidos, y casi veinte de ellos en Microsoft, donde lidera el desarrollo de productos de inteligencia artificial para todo el mundo.

Jordi Ribas lleva casi 30 años en Estados Unidos. Y en el año 2000 se incorpora a Microsoft, donde en la actualidad coordina el área de inteligencia artificial (IA) dedicada al desarrollo de productos, tanto para las empresas como para el entorno de usuarios particulares. Le gusta tener los pies en la tierra, y no exagerar ni elevar las expectativas de una tecnología que está seguro va a revolucionar la Sociedad. Él prefiere ser cauto, y reconoce que llegar hasta hoy ha costado mucho. “Yo recuerdo en Estados Unidos, cuando estudiaba, que había gente que decía que en cinco años íbamos a reconocer los objetos. Y hemos tardado treinta años”.

Cree Ribas que algunas de las aseveraciones que se hacen hoy en día por algunos expertos y científicos, como que vamos a tener la Singularidad a la vuelta de la esquina, son muy aventuradas. Como también las que hablan de que pronto tendremos máquinas inteligentes capaces de construir otras más inteligentes, que a su vez serán capaces de construir otras aún con mayores capacidades. Es lo que se denomina en el mundo de la IA el ‘machine teaching’. “Nosotros también estamos trabajando e investigando el machine teaching, pero creemos que va a tardar todavía en llegar ya que hoy no funciona muy bien. No obstante, nos parece una idea interesante”.

A pesar de ello, todavía hoy hay mucha gente que se asusta, precisamente porque hay quien exagera y adelanta lo que la IA puede hacer. “Tenemos que ir con cuidado”, dice Ribas. “La ética, privacidad, seguridad, transparencia son muy importantes. La misma face recognition -reconocimiento facial- se puede utilizar para hacer un bien a la humanidad, pero también se puede utilizar de forma negativa. Lo más importante, para mi, es que la inteligencia artificial intenta hacer las cosas más fáciles a las personas”.

Hablar también de la Singularidad, concepto que acuñó el científico Ray Kurzweill actualmente en Google, y que destaca que la inteligencia no biológica superará a la humana en el año 2049 es más que una utopía para el vicepresidente de IA de Microsoft Corporation. Incluso cuenta que en reuniones con colegas de otras grandes compañías con Amazon, Facebook o Google opinan de cuándo cree cada uno de ellos que va a llegar la singularidad. “El que menos tiempo dijo señaló que cien años, y el que mayor señaló que más de mil años”.

Las máquinas algunas cosas las hacen mejor que los humanos, pero son algunas cosas muy específicas. La inteligencia general (IG) va a tardar como mínimo diez años en llegar. Y todavía hay hoy servicios gestionados por la inteligencia artificial que no funcionan bien. “El reconocimiento de voz todavía tiene fallos, y el procesamiento natural del lenguaje es muy difícil. Los asistentes digitales funcionan muy bien, pero en algunos segmentos fallan”, cuenta Jordi Ribas.

Pero lo que más le motiva al ejecutivo de Microsoft, como máximo responsable del desarrollo de los productos que tienen como base la inteligencia artificial, es ayudar a las personas que lo necesitan. Y me enseña una aplicación que lleva en su smartphone, Seeing AI, una solución para invidentes capaz de leer textos, describir escenas, identificar objetos, expresiones o estados de ánimo.

Seeing AI es un proyecto que nace de AI for Accesibilityde Microsoft, programa financiado con 25 millones de dólares que tiene como objetivo aprovechar la IA para ayudar a más de mil millones de personas con algún tipo de discapacidad en el mundo. Otros proyectos con el mismo objetivo con Soundscape, que analiza el entorno para crear un “mapa mental” del mismo, describiendo qué sucede alrededor y facilitando sus pasos a los invidentes con sonidos en 3D para enriquecer el contexto; o Helpico, una aplicación que facilita la comunicación con niños que no pueden expresarse verbalmente a través de pictogramas.

Y es en todo esto donde yo veo la disrupción de las tecnologías de inteligencia artificial, y no en Terminator”, concluye Jordi Ribas.

Juan Carlos F. Galindo

Juan Carlos F. Galindo

Tras dos décadas dedicado a la comunicación de Productos y Servicios, Innovación, Tecnología, I+D, Televisión y Patrocinios de una gran empresa, me embarco en este blog que dedicaré a mi pasión, la tendencia tecnológica que va a protagonizar la 4ª Revolución Industrial: la Inteligencia Artificial.

Continúa leyendo