Muy Líderes

“El dispositivo más productivo es el ordenador, no el smartphone”

Hablamos con Alberto Ruano, director general de Lenovo Iberia.

Alberto Ruano (Madrid, ­1967), líder en nuestro país de una de las compañías tecnológicas globales más relevantes, nos habla sobre cómo se implantará la inteligencia artificial y los claroscuros del bum del gaming.

Licenciado en Derecho por la UNED y PDG (Programa de Dirección General) por el IESE, Alberto Ruano cuenta con diecisiete años de experiencia en el sector de la informática personal. En 2006 fue nombrado director general de Toshiba España, cargo que desempeñó durante siete años. Desde junio de 2016 es el director general de Lenovo Iberia.

 

Dicen que el 5G y la inteligencia artificial (IA) lo van a cambiar todo. ¿Estás de acuerdo con esa afirmación?

Lo que va a ocurrir es que todo mejorará, y nos ayudará a que seamos más productivos. La gente joven está ya inmersa en todo eso; el  5G lo dan por hecho. Cuando en mi empresa hacemos entrevistas de trabajo, las personas por encima de 35 años hablan de salario, y las que están por debajo de esa edad te preguntan si podrán trabajar desde casa, si van a tener un equipo con la mejor conectividad y que pese poco, de qué modelo, si es fashion o no, y cómo va a ser el móvil que les vamos a proporcionar. Al final, la implantación de la inteligencia artificial la determina el conocimiento de las personas, y su velocidad de aceptación dependerá de cuándo los milénicos, que no se mueven por salario, sino por estar cómodos en su ecosistema, entren a formar parte del mundo laboral. Ellos son los que nos empujarán por ese camino. Hace poco he estado en China, y he visto una sociedad tecnológicamente superavanzada. Me gusta vivir en un país como España, donde al ocio se le da su importancia, pero veo otros países, como los nórdicos y los asiáticos, que están más avanzados tecnológicamente y creo que para mejorar la sociedad sería bueno realizar intercambios con esos países.

 

¿Por qué tengo la sensación de que la inteligencia artificial no está llegando al mundo del ordenador con la misma rapidez y relevancia que a los móviles?

No creo que sea así. En Barcelona, por ejemplo, tenemos el Supercomputing Center, que lidera Lenovo, y que entre otras cosas se dedica a investigar y desarrollar soluciones a enfermedades raras, utilizando IA, para que las personas disfruten de una mejor calidad de vida. Lo que ocurre es que no todo se conoce. Si a mí me hubiesen preguntado hace veinte años qué iba a pasar con los ordenadores de sobremesa, habría dicho que desaparecerían. Pero el desktop es un mercado que hoy crece. El sector del gaming, donde tenemos un 17 % de cuota de mercado, ha provocado que los ordenadores vuelvan a las habitaciones de las casas. Cuando apareció el portátil, el ordenador desapareció de la habitación porque se podía llevar a cualquier lado. Y luego llega la tableta, que canibaliza el portátil. Y después surge el smartphone y canibaliza la tableta. Y hoy en día lo que ocurre es que ya no se canibalizan entre ellos, y cada uno tenemos cuatro dispositivos. Por lo tanto, creo que la relevancia de la inteligencia artificial no es que se encuentre en el dispositivo en sí, sino alrededor de un ecosistema. Y te digo una cosa: el dispositivo más productivo es el ordenador, no el teléfono móvil.

 

Háblame de Lenovo y su relación con la inteligencia artificial. Lenovo es una compañía que está muy verticalizada.

Cuando se habla de IA, nosotros la dividimos en sectores verticales: educación, sanidad, cultura, justicia…, y nos basamos en proyectos de éxito. Con la IA intentamos hacer todo más fácil, más productivo, más sano… para aportar algo a la sociedad en los proyectos que desarrollamos. La inteligencia artificial para Lenovo es, por lo tanto, conseguir que los médicos vayan a un hospital y tengan tabletas libres de virus y que con ellas puedan interactuar con el enfermo. O poner en los hospitales dispositivos inteligentes en las habitaciones y que el enfermo solo diga: “Llama a mi familia”, y pueda hablar con ella. Lo que necesitamos es que la sociedad nos cuente lo que necesita y nosotros, desarrollarlo. Ahora mismo estamos haciendo un cambio importante para pasar de ser una empresa que vende hierro, una empresa de producto, a ser otra que hace consultoría.

 

¿En qué medida el bum de los juegos electrónicos ha hecho renacer el mercado de ventas de gran consumo de PC?

Desde el punto de vista de empresario, es una suerte que se haya creado un vertical como el gaming, que engancha a mucha gente y que vende productos más caros con configuraciones más altas. ¿Quién puede vivir hoy sin tener un móvil? Nadie, salvo los niños. El tema del gaming está entrando en la sociedad y en las casas para configurar la habitación del ordenador. Pero desde el punto de vista de padre, me preocupa, ya que se hace un mal uso de la tecnología. No podemos tener a gente encerrada horas y horas en una habitación jugando. ¿Dónde está la convivencia? ¿Y las relaciones? Creo que las empresas no estamos teniendo en cuenta esto lo suficiente. Yo soy el primero que digo bastante alto que no estamos haciendo las cosas bien.

 

No obstante, hay estudios que dicen que los gamers no son solo niños; también los hay con edades más avanzadas. ¿Cómo hay que abordar esta situación para que no tengamos a gente encerrada en las habitaciones sin relacionarse?

Hay muchos productos de gamers que no se venden solo para este colectivo, ya que se comercializan por sus prestaciones para otro tipo de clientes y soluciones. En mi ámbito social, los gamers son niños, y es lo que me preocupa. ¿Conozco a gente de mi edad que sea gamer? A nadie. Tengo tres hijos y veo lo que ocurre. Está bien que exista el gaming, pero de una forma controlada.

 

¿Crees que Motorola –del grupo Lenovo– tiene capacidad, no para ser la que fue, sino para acercarse al nivel de ventas de Xiaomi u Oppo?

Los crecimientos de las empresas tienen que ser orgánicos y naturales. No puedes comprar cuotas de mercado ni alquilarlas. Las cosas forzadas nunca salen bien. Motorola es una empresa que se ha incorporado al grupo Lenovo y, en muchos países que no son europeos, somos número uno o dos. Si preguntas a un niño en España quién es Motorola, pues no nos conoce. Cuando yo entré en Lenovo, la cuota de mercado de Motorola y su relevancia no era muy grande. La primera decisión que tomé fue ir a los colegios, a las universidades, al sector de la educación. Y eso nos ha dado mucho éxito. Tenemos que trabajar más con la gente joven que no reconoce la marca, ya que las personas de entre cuarenta y sesenta años sí nos conocen. En prestaciones, estamos igual o mejor que los demás.

 

¿Puede afectar la guerra comercial entre China y Estados Unidos a Lenovo, que es una empresa china, aunque sea global?

Lenovo es una compañía global, pública. Estamos y tenemos fábricas en un montón de países. Y nos mantenemos ajenos a lo que está sucediendo. Ni nos beneficia ni nos perjudica. Somos totalmente asépticos y seguimos con nuestra estrategia. Nosotros no vamos a decrecer ni crecer porque otros decrezcan. Creceremos porque acertemos en nuestras decisiones y porque tenemos un producto impresionante.

Juan Carlos F. Galindo

Juan Carlos F. Galindo

Tras dos décadas dedicado a la comunicación de Productos y Servicios, Innovación, Tecnología, I+D, Televisión y Patrocinios de una gran empresa, me embarco en este blog que dedicaré a mi pasión, la tendencia tecnológica que va a protagonizar la 4ª Revolución Industrial: la Inteligencia Artificial.

Continúa leyendo