Alquimia, o como los datos se están transformando en oro

No es mío el título, y sí de dos autores como Zafra y Queralt que han sumados experiencias y ejemplos que confirman a los datos como el oro del siglo XXI.

Dicen los que están todo el día con los datos en la mano, que estos son el nuevo petróleo del siglo XXI, por citar una de las metáforas que se expresan cuando se habla de este nuevo maná que está alimentando las máquinas para que los algoritmos los analicen y sean capaces de predecir, trazar tendencias o crear soluciones que transforman, por ejemplo, las fotos tomadas por un neófito en una obra de arte gracias a la inteligencia artificial (IA).

Hoy quiero recomendar un libro, que no he leído todavía, pero cuya reseña ha caído en mis manos y que, como su título indica versa sobre la ‘Alquimia’ que supone poner en una cesta las ingentes cantidades de datos que existen hoy para convertirlos en algo útil para la medicina, la naturaleza, el comercio, la política… y también para hacer o provocar algunas cuestiones no muy positivas como las noticias falsas, por citar sólo alguna.

Sí, los datos son el nuevo oro para las compañías de seguros, los fabricantes de coches autónomos, los fondos de inversión, los equipos de fútbol y baloncesto, las empresas dedicadas al turismo y los políticos. Todos tienen algo en común: “consideran cada vez más que los datos y los científicos que saben analizarlos son un elemento central en su toma de decisiones”. 

 

No es una moda, es evolución empresarial

Hasta las pequeñas tiendas de barrio, y es algo que también nos ha contado ayer mismo AliExpress en la presentación de la nueva unidad de negocio que pretende atraer a los comercios y empresas españolas que quieran digitalizarse y vender dentro y fuera de España, van a necesitar analizar las transacciones que realizan y el perfil de sus clientes para sobrevivir. La ciencia de datos no es una moda, sino el próximo escalón en la evolución empresarial, y todas las organizaciones están abocadas a someterse a una transformación digital.

Para muestra, un botón. AliExpress, la tienda de ecommerce del gigante chino Alibaba, ya ha digitalizado en China un millón de estas tiendas de barrio, de las seis millones que existen, aumentando además su rentabilidad en más de un 30 por ciento.

Tal y como se explica en el libro, analizando los datos y tomándolos como guía para tomar mejores decisiones y ampliar el conocimiento sobre sus clientes actuales y potenciales, muchas organizaciones han conseguido mejorar sus procesos. Dicen los autores del libro, Juan Manuel López Zafra y Ricardo A. Queralt, que “Alquimia profundiza en los aspectos empresariales de los datos estadísticos, éticos y políticos, legales y tecnológicos, y abre la puerta al nuevo avatar de nuestra especie: el Homo algorithmus”.

 

El ejemplo de Alibaba

Un espacio del libro está, que coincidencia, dedicado a Alibaba. Los autores titulan este capítulo cono “Ábrete Sesamo”, recordando la cueva del susodicho. Y cuenta textualmente que "el «Amazon» chino creado por Jack Ma en 1999, nacido inicialmente como un portal business-to-business, ha evolucionado de manera espectacular hasta conformar hoy un conglomerado empresarial de alrededor de veinte empresas, desde el comercio a particulares (Aliexpress) hasta los medios de pago (Alipay), los fondos de inversión (Youebao, el fondo monetario más grande del mundo por volumen de activos gestionados, más de 170.000 millones de dólares) o la compraventa de segunda mano (Taobao, «el eBay chino»). 

Al igual que en Amazon, los científicos de datos de Alibaba han empleado el filtrado colaborativo como uno de los principales algoritmos de recomendación. La principal diferencia con el análisis de la cesta de la compra estriba en la generación de recomendaciones personalizadas frente al establecimiento de reglas generales de asociación. Permite pasar del “Si A compra Z, entonces también querrá Y” al “Basándonos en sus preferencias, tenemos la siguiente recomendación para usted”. En vez de buscar combinaciones habituales, el filtrado colaborativo busca combinaciones frecuentes entre las cestas que contienen al menos uno de los artículos, independientemente del número de cestas. 

Y mientras que el análisis de cestas hace una investigación retrospectiva, "mirando" dentro de cada una de ellas en el histórico de ventas, el filtrado colaborativo es completamente dinámico y se actualiza "en vivo" con cada recomendación de los clientes. Como hace Netflix, el campeón del método con las películas y las series, Alibaba lo emplea de forma sistemática para mejorar la propensión a la venta de sus clientes. 

Sin duda leeremos este libro, y hablaremos con sus autores, pero me atrevo a decirles ya desde estas líneas que se han olvidado de hablar en él de una de las áreas que en el presente y futuro gestionarán más datos para que, además, las máquinas ayuden a los periodistas a hacer mejor su trabajo. Sí, hablo del periodismo automatizado. Pero ese libro, lo escribiré yo algún día.

Juan Carlos F. Galindo

Juan Carlos F. Galindo

Tras dos décadas dedicado a la comunicación de Productos y Servicios, Innovación, Tecnología, I+D, Televisión y Patrocinios de una gran empresa, me embarco en este blog que dedicaré a mi pasión, la tendencia tecnológica que va a protagonizar la 4ª Revolución Industrial: la Inteligencia Artificial.

Continúa leyendo