¿Alguien se ha enterado que España tiene una estrategia en IA?

Parece que sí, aunque también parece que un poco tarde, ya que todavía tendremos que esperar al nuevo Gobierno que salga de las elecciones generales del 28A para llevarla a cabo, o cambiarla.


Hace unas semanas, justo unos días después de que el actual Gobierno pasará a estar en funciones, el Ministerio de Industria, Ciencia y Universidades publica, yo diría que con nocturnidad y no se si con alevosía, un documento en el que dice detallar la estrategia española de I+D+i sobre inteligencia artificial (IA). Un documento, señalan, en el que un grupo de expertos lleva trabajando varios meses y que establece seis prioridades y siete recomendaciones estratégicas, cuyo objetivo principal es “hacer más eficaces las herramientas dirigidas al fomento de la I+D+i e indicar cómo y dónde las distintas tecnologías pueden ayudar al crecimiento de nuestro país. La medicina personalizada, la digitalización de servicios dirigidos al turismo, los desafíos que plantean la ciberseguridad o una administración pública interoperable y digital son algunos de los retos que la inteligencia artificial ayudará a resolver en España”.

Me choca que este documento, como he comentado, se haya publicado cuando el País está ahora enfrascado en una vorágine de campañas y procesos electorales que llevarán a los nuevos Gobiernos, nacional, autonómicos y locales a decidir si lo que se ha publicado en este documento, y ahora entraremos en el detalle de esas prioridades que detalla el Ministerio, se lleva a cabo o se queda en agua de borrajas, por establecer una metáfora.

 


Pero vayamos a las prioridades. ¿Cuál es la prioridad uno? O mejor dicho, ¿Cuáles son las prioridades iniciales? Según señala el extenso documento del Ministerio de Industria, Ciencia y Universidades, mantener como buena práctica y reforzar el alineamiento estratégico de las políticas de I+D+i de España con la UE y su Programa Marco de I+D+i garantizando la competitividad global de España; lanzar un mapa de capacidades en IA; apoyar el lanzamiento de una Red de nodos con el fin de alcanzar una Red de centro de excelencia en inteligencia artificial; promover la interacción de dichas redes; destacar el papel del Comité español de Ética en la investigación en el uso e implementación de la IA; y establecer una serie de indicadores que permitan analizar la evolución de los mecanismos de promoción en I+D+i en inteligencia artificial.

La prioridad segunda tiene como misión establecer las áreas estratégicas donde desarrollar las actividades de I+D+i en inteligencia artificial. “Hablaremos, por tanto, de áreas que convergen en una IA para la Sociedad y una IA para la Economía que corresponden a sectores vertebradores de nuestro País y que contribuirán cada vez más al desarrollo de las distintas dimensiones del Estado del Bienestar en España, teniendo en cuenta el carácter transversal de las Humanidades y las Ciencias Sociales en todos los sectores”, se dice textualmente en el documento. Administración Pública, Educación, Ciudades y Territorios Inteligentes y sostenibles, y Salud serían las áreas en la IA para la Sociedad; e Industria conectada 4.0,  Recurso Naturales, Energía y Medio Ambiente, Seguridad, Turismo e industrias creativas, culturales y basadas en la experiencia, serían las áreas a trabajar en el campo de la IA y la Economía.

 


En la tercera de las prioridades destaca el Ministerio que dirige, en funciones, Pedro Duque, que hay que mantener la línea de buenas prácticas como la colaboración público-privada en ecosistemas tecnológicos mixtos y convocatorias dirigidas a la inteligencia artificial; establecer una coordinación entre la Red de Nodos y Centros de Excelencia; crear una plataforma computacional donde los agentes de I+D+i puedan experimentar sus desarrollos antes de lanzarlos al mercado; contar con herramientas de capacitación dirigidas a habilidades y certificaciones en IA; y analizar y fomentar el uso de herramientas de financiación del Plan Estatal de I+D+i para el fomento de la transferencia del conocimiento haciéndolos más dinámicos.

“Desarrollar un sistema que fomente la formación transversal y profesional en inteligencia artificial” es la cuarta de las prioridades del Ministerio, que dice que “la I+D+i es responsable de participar en la transformación educativa y responder a la necesidad de formaciones transversales y específicas siguiendo los desarrollos de las tecnologías de la IA”. Y tamcien cuenta que “esta adaptación de la formación debe extenderse a las metodologías de capacitación profesional en un contexto de aprendizaje permanente y accesible”.

 


En la penúltima de las prioridades el Ministerio de Industria, Ciencia y Universidades considera que hay que desarrollar un ecosistema digital de datos y valorizar las infraestructuras, que deben estar alineadas a nivel europeo, y converger con la incorporación de datos privados.

Y la última de las prioridades marcadas en el texto, que ya veremos en los próximos meses si tiene algún recorrido, es analizar la ética de la inteligencia artificial desde la perspectiva de la I+D+i. Para ello, explica el documento, “los desarrollos de las tecnologías de la IA deberán evitar el sesgo negativo y los prejuicios de género u otras formas de discriminación; el Comité Español de Ética en la Investigación debe liderar las actividades de análisis y valoración de los aspectos éticos del uso de la implantación de la inteligencia artificial en las actividades desarrolladas en los Planes Estatales de I+D+i; enfocar, desde una visión multidisciplinar, el diseño general de los sistemas de IA desde un alineamiento de los aspectos éticos, legales y sociales; y contribuir desde la I+D+i en la redacción de un Código Ético de la IA”.

 

¿Y donde están los aspectos legales y jurídicos de todo este despliegue de prioridades, sin haber entrado en las recomendaciones, acerca de lo que España debe acometer para no perder el tren de la inteligencia artificial? Es lo que echa de menos, entre otras cosas, la cuarta mujer que ha ingresado en la Real Academia de la Ingeniería en fechas recientes, Nuria Oliver. Ella, experta como pocas en este terreno de la inteligencia artificial, se lo pregunta. Así que dejamos ahí la pregunta, para que la responda quien tenga que legislar tras las Elecciones Generales del 28A.

 

Juan Carlos F. Galindo

Juan Carlos F. Galindo

Tras dos décadas dedicado a la comunicación de Productos y Servicios, Innovación, Tecnología, I+D, Televisión y Patrocinios de una gran empresa, me embarco en este blog que dedicaré a mi pasión, la tendencia tecnológica que va a protagonizar la 4ª Revolución Industrial: la Inteligencia Artificial.

CONTINÚA LEYENDO