Tus datos se guardan en lugares inesperados

¿Sabías que tus datos pueden estar en el Ártico o incluso en una iglesia de Finlandia? Estos son los data centers más insólitos.