Zenbo, un robot para toda la familia

Este amito de tu casa se mueve independientemente, reconoce caras, se controla con comandos de voz, cuida de grandes y pequeños y se conecta a todos tus dispositivos.

Zenbo sirve para muchas cosas. Los padres lo amarán cuando los niños se pongan pesados, porque este adorable autómata puede contarles historias interactivas (habla y su cara se convierte en una pantalla), entretenerlos con juegos educativos o ponerles sus canciones favoritas (tiene altavoces estéreo) y bailar con ellos. 

También será un buen amigo de los abuelos: reacciona a las emergencias y notifica si hay problemas a los miembros de la familia dondequiera que estén, nos recuerda las citas con el médico, avisa de que ha llegado el momento de tomar la medicación o de cualquier otra cosa que haya que hacer y libera a los mayores del estrés digital, porque a través de su pantalla se puede navegar por internet y hacer compras online con suma facilidad. 

El mayordomo perfecto (y sin sueldo)

Zenbo se mueve solo y responde a tus preguntas, siempre que no sean dudas kantianas. Ve con su cámara, que le permite hacer fotos y vídeos, reconocer caras y vigilar la casa cuando no estás.

Además, se conecta a tus dispositivos (luces, televisor, aire acondicionado...) y los gestiona como si fuera un mando a distancia programable. Incluso puedes ver por su pantalla quién llama al telefonillo y abrir con un comando de voz que Zenbo ejecutará fielmente. Y si eres un cocinillas, te leerá las recetas paso a paso mientras te concentras en los fogones la vitrocerámica. 

Asus prepara un kit de desarrollo de software para Zenbo que permitirá que cualquiera pueda crear aplicaciones que ampliarán las capacidades del robot hasta donde llegue su imaginación.  

¿Lo quieres? Prepara unos 550 euros y espera a la fecha de su lanzamiento, que está por anunciar.

De momento, puedes verlo en acción en este vídeo (por cierto, los actores son terribles).   

Etiquetas: Inteligencia Artificialrobotstecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS