X-57 "Maxwell", el avión eléctrico de la NASA

La agencia espacial se mete en la aviación. Su objetivo: crear aeronaves menos ruidosas y más eficientes y ecológicas que las actuales.

También te puede interesar: La NASA prueba un avión eléctrico de despegue vertical

El X-57 funciona gracias a baterías eléctricas, lo que elimina la mayoría de las emisiones de dióxido carbono y reduce de forma considerable la polución sonora. El objetivo de la NASA es probar que resulta posible una aviación que no se base en el consumo de combustibles fósiles. 

Sus ingenieros sostienen que este avión destaca por su enorme eficiencia en la fase de vuelo de crucero. En comparación con otros de su tamaño, reduce un 40 % los costes operativos. Hay que tener en cuenta que, para no agotar el combustible, un aparato convencional debe volar a menos velocidad de la que puede alcanzar. En las aeronaves eléctricas, ese problema desaparece y se puede volar a tope todo el rato, lo que reducirá la duración de los trayectos. 

¿Veremos la tecnología del X-57 en grandes aviones de pasajeros? Aún no, según Charles Bolden, administrador de la NASA. Sin embargo, Bolden dice que "el retorno de la agencia a las pruebas con aviones pilotados y el desarrollo del X-57 abren las puertas a una nueva era de la aviación".

El aparato lleva el sobrenombre de "Maxwell" en honor al físico James Clerk Maxwell (1831-1879), que demostró que el magnetismo, la electricidad y la luz son manifestaciones del mismo fenómeno: el campo electromagnético. 

Si quieres profundizar en los proyectos de propulsión eléctrica de la NASA, pásate por aquí.  

Ilustración: NASA Langley / Advanced Concepts Lab, AMA, Inc. 

 

Etiquetas: NASAtecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS