Una inteligencia artificial predijo la epidemia de coronavirus

Una empresa canadiense desarrolló un algoritmo que, analizando noticias y otros datos en más de sesenta idiomas, anticipó la propagación del 2019-nCoV.

propagación epidemia mapa del mundo
istockphoto

En un mundo cada vez más globalizado y con mayor movimiento de personas y animales, es muy fácil que una enfermedad localizada se pueda propagar por todo el planeta. Pero, a su vez, las nuevas tecnologías y en concreto el big data pueden ser una herramienta muy eficaz para detectarlas y frenarlas a tiempo. O, al menos, para contribuir a poner soluciones antes de que sea tarde.

En el caso de la epidemia de Covid-19, una empresa canadiense que se dedica a monitorizar la propagación de enfermedades infecciosas usando inteligencia artificial (IA), ya había advertido del potencial de este nuevo tipo de neumonía unos días antes de que la Organización Mundial de la Salud emitiera el comunicado oficial, según informó el medio The Wired a finales de enero.

“Hemos combinado nuestra experiencia médica y de salud pública con análisis de datos avanzados para crear soluciones que rastrean, contextualizan y anticipan los riesgos de enfermedades infecciosas.”, explica en su web la empresa Bluedot, que ya fue capaz en el año 2015 de anticipar la dispersión del virus Zika desde Brasil.

En el caso del nuevo coronavirus, el algoritmo desarrollado por Bluedot se basa en el rastreo de miles de noticias publicadas en distintos medios sobre casos de gripe, nuevas enfermedades con síntomas que no se pueden asociar a ninguna afección conocida o alertas sanitarias. Hablamos de un desarrollo complejo que implica también tener un buen sistema de traducción, pues se maneja información publicada en idiomas distintos.

Además, y como informaba The Wired, la compañía también tiene un truco que mejora considerablemente las predicciones del algoritmo en cuestión: el acceso a los datos globales de venta de billetes de avión, una información muy útil que ayudó a la IA a pronosticar de forma correcta que el virus saltaría de Wuhan a Bangkok, Seúl, Taipei y Tokio en los días posteriores a su aparición inicial.

No son todo máquinas

La compañía cuenta actualmente con cerca de cuarenta empleados entre médicos y programadores que diseñan su programa analítico de vigilancia, que utiliza técnicas de procesamiento de lenguaje natural y aprendizaje automático para examinar información en 65 idiomas, junto con los datos de las compañías aéreas antes mencionados e informes de brotes de nuevas enfermedades animales.

Una vez que se ha completado el procesado automático de los datos, un equipo de epidemiólogos verifican toda la información para asegurarse de que, desde un punto de vista científico, esta tiene sentido. Después, la compañía envía el informe a sus clientes, que suelen ser agencias de salud gubernamentales o grandes empresas.

La inteligencia artificial como aliada de la salud global

Los virus están mutando continuamente, y cada día en el mundo se producen millones de desplazamientos, por lo que es inevitable que, de cuando en cuando, surjan nuevas enfermedades, algunas más mortales y virulentas que otras, que pongan en jaque a los sistemas de salud global.

Aunque este tipo de sistemas tiene fallos y no hay que confiar ciegamente en ellos, el caso del coronavirus 2019-nCoV y la predicción de la herramienta desarrollada por esta empresa nos muestra que la tecnología y el procesamiento de grandes cantidades de datos pueden ser grandes aliados a la hora de anticiparse a las grandes epidemias globales y frenarlas a tiempo.

Victoria González

Victoria González

Bióloga de bota. Tengo los pies en la tierra y la cabeza llena de pájaros. De mayor quiero ser periodista.

Continúa leyendo