Vídeo de la semana

Un sistema de sensores reduce el riesgo de explosión de las baterías

Se trataría de un sencillo sistema capaz de responder a las alarmas de humo, gas o calor en el gabinete de la batería y abrir de forma automática las puertas del mismo para evitar la acumulación de gases altamente inflamables.

Un sistema de sensores reduce el riesgo de explosión de las baterías
Foto: Istock

Hace apenas unas semanas conocíamos que un grupo de científicos había conseguido desarrollar una batería de diamantes radiactiva capaz de durar, según fabricante, alrededor de 28.000 años, ni más ni menos.

No obstante, mientras los científicos continúan trabajando en el desarrollo de nuevos modelos de batería, en la actualidad seguimos utilizando la batería de iones de litio, la cual puede suponer un riesgo cuando alcanza una temperatura crítica, ya que el electrolito líquido presente en su inferior puede llegar a vaporizarse y liberar gases tóxicos e inflamables, incluyendo metano, propileno, monóxido de carbono o hidrógeno. Es lo que se conoce como fuga térmica.

Recientemente hemos sabido que científicos del Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico del Departamento de Energía de Estados Unidos han desarrollado un sistema de sensores que podría evitar que se desarrollen condiciones peligrosas en grupos de baterías al aire libre.

Bautizado con el nombre de IntelliVent, está diseñado para ser instalado en gabinetes de baterías, las cuales se están volviendo muy comunes para el almacenamiento de energía de la red estacionaria.

Este sistema sería capaz de responder a las alarmas de humo, gas o calor en el gabinete de la batería y abrir de forma automática las puertas del mismo para evitar la acumulación de gases altamente inflamables. De esta manera, la tecnología disminuiría el riesgo de explosiones en las instalaciones de baterías, lo que podría dañar la propiedad o poner en peligro la vida de las personas que se encuentren cerca.

Por ejemplo, tanto los bomberos como el personal del servicio público tienden a correr un riesgo particularmente elevado en este tipo de situaciones tan peligrosas.

Recientemente se han producido distintos incendios en instalaciones de almacenamiento de baterías en Liverpool, Inglaterra, que se han convertido en ejemplos claros sobre los peligros que pueden acabar presentando este tipo de incendios.

Ya en el mes de abril de 2019 se produjo un incidente similar en Arizona, concretamente en una instalación de almacenamiento de energía, que acabó dejando cuatro bomberos heridos, dos de ellos de gravedad. Un año más tarde, en septiembre de 2020, los equipos de bomberos de Liverpool fueron llamados después de que ocurriera una explosión en una planta de almacenamiento de baterías de 20 MW.

Y es que, como advierten los expertos, existen muchos gabinetes de baterías similares en funcionamiento en la actualidad que, tarde o temprano, podrían terminar experimentando exactamente los mismos fallos.

Según los expertos, “dependiendo del tamaño de la celda, estos gases pueden salir en un volumen muy elevado, y además muy rápidamente, por lo que pueden provocar un incendio o incluso una explosión”.

Para desarrollarlo, sus diseñadores idearon un sistema versátil que pudiera trabajar con una amplia variedad de sensores. Además, desarrollaron un sistema de alerta temprana que permite expulsar los gases peligrosos con seguridad, por lo que persigue la finalidad de reducir el riesgo de explosiones.

Instalan y prueban este nuevo sistema en Everett, Washington

En Everett, Washington, se ha instalado un nuevo Centro de Energía Limpia y Micro red de Arlington, el cual se ha convertido en el primero en instalar la tecnología de seguridad cuando se actualice una batería de 1.2 MW con este sistema, pasando a ser también uno de los primeros proyectos en almacenamiento de energía a nivel de la red.

Dado que la energía renovable es parte de nuestro futuro, pero no siempre está disponible, es necesario encontrar una forma de poder almacenarla. Así, durante condiciones normales de funcionamiento, la batería descarga energía de la matriz solar a la red. 

Pero cuando ocurre un desastre natural, tanto la batería como el panel solar se desconectarán de la red eléctrica principal para el suministro de energía de emergencia. De esta forma, la micro red mantendrá en funcionamiento un centro de datos de respaldo y una oficina de soporte en caso de que se produzca alguna interrupción.

Continúa leyendo