Un niño de 12 años crea una silla de ruedas con Lego para una perrita sin patas delanteras

La silla le ha permitido a Gracie poder desplazarse desde que era un cachorro hasta finalizar su crecimiento.

Las cosas que se pueden hacer con ladrillos Lego son innumerables. Hace unos días contábamos cómo un músico y youtuber había creado una guitarra acústica (y en concreto su diapasón) con piezas de la conocida marca y con la ayuda de su hijo y su gato. Solo la imaginación limita a la comunidad de Lego, que cuenta con aficionados y ‘constructores’ de todas las edades.

Uno de ellos, de tan solo 12 años, ha inventado una silla de ruedas para una perra que carece de patas delanteras.

La can se llama Gracie y nació sin estas extremidades. Al poco de nacer, alguien la abandonó llena de gusanos en la puerta de una oficina veterinaria. El veterinario contactó con un refugio local llamado Mostly Mutts Animal Rescue, ubicado en Kennesaw (Georgia), para darle una oportunidad. La familia Turleys, a cargo del centro, se enamoró de la pequeña y decidieron adoptarla y llevársela a casa.

Pese a su condición Gracie se mostró como una perra llena de energía a la que no le frenaba nada. Usaba sus patas traseras para saltar y poder jugar con otros perros. Y es que la familia, ya tenía en su hogar otras dos mascotas con necesidades especiales, un perro paralítico en sus patas traseras y otra perra con solo 3 patas.  


Dylan, el ingeniero

La madre de la familia habló con Dylan, un pequeño voluntario del refugio que solo tiene 12 años, y le pidió que buscara una solución para que Gracie pudiera desplazarse mejor y sin hacer tantos esfuerzos. El chico tardó tan solo una semana en diseñar una silla de ruedas con ladrillos Lego para la cachorrita. Ésta le permite apoyar todo su peso sobre las piezas y empujarse con las patas traseras. Gracias al ingenioso artefacto, Gracie ya puede corretear sin problemas por la casa o en el parque.

“El velcro le ayudada a estabilizarla y con el tiempo comenzó a correr. Las dos primeras veces que usó la silla de ruedas tardo unos minutos en darse cuenta”, explica. “Tenemos otros animales, más perros, y cuando Gracie sale al patio se moja y se ensucia. Pero para ella al poder levantarse y salir pensó que era realmente genial poder estar corriendo junto a los otros perros”, añade.

Como Gracie estaba en constante crecimiento Dylan pronto tuvo que diseñar otra silla de ruedas más grande también con Lego para satisfacer las necesidades de su amiga de 2 patas. Este segundo modelo levantaba un poco más su cuerpo para evitar daños en su columna vertebral. Una vez la perra llegó a su tamaño de adulta, la familia Turley le compró otra silla más resistente y ergonómica que podrá usar para siempre.

Los padres adoptivos de la perra aseguran que esta sigue tan enérgica y activa como siempre, o incluso más, ya que ya tiene bastante dominadas las carreras con este accesorio. Afirman que “parece que no sabe que no tiene 4 patas”.

La perrita cuenta con su propia cuenta de Facebook donde se narran sus ‘aventuras’ y correteos la cual ya es seguida por3.500 personas. Puedes encontrarla en AmazingGracie.ga.

Alberto Payo

Alberto Payo

Colaborador de Muy Interesante y MuyInteresante.es

Continúa leyendo