Un cargador universal para todos

La Unión Europea ha aprobado la resolución que pide, como muy tarde este verano, un marco legislativo para un cargador común en todos los dispositivos nuevos.

cargador-universal
iStock

La resolución, que fue redactada en enero, ya es una realidad. Con 582 votos a favor, 40 en contra y 37 abstenciones, el nuevo estándar de cargador universal -y otros dispositivos electrónicos ¡similares-, está en marcha. El Parlamento Europeo ha reclamado a la Comisión Europea que proponga antes de verano una nueva legislación con objeto de adoptar esta medida. El Parlamento ¡dice en términos inequívocos que desea que la aplicación de la ley del cargador universal en la UE para todos los dispositivos móviles quede establecida en julio de 2020 como máximo, "para reducir la cantidad de residuos electrónicos y facilitar a los consumidores opciones sostenibles".


Beneficios de un cargador universal


Los argumentos a favor de la nueva legislación incluyen:

- Reducción de los desechos electrónicos (la idea es minimizar el número de cargadores móviles que debe haber en cada hogar tanto por comodidad como por ecología, pues según las cifras aportadas por la Eurocámara, los residuos electrónicos ascienden a unas 50 millones de toneladas métricas al año en el mundo)

- Cobro fácil e interoperable para los usuarios finales.

 

La presencia de una ley que obligue a contar con un cargador universal en territorio europeo no es algo nuevo: las organizaciones de consumidores llevan reclamándolo desde hace muchos años, pero se han encontrado obstáculos, sobre todo por parte de la compañía estadounidense Apple (que tiene su propio cable Lightning, patentado para el puerto de carga). De hecho, Apple afirma que la nueva norma del cargador común de la UE "sofocará la innovación".

 

También te puede interesar:

Puntos cruciales de la ley

La UE deja clara la necesidad de reciclar los cargadores y cables más viejos, porque con la ley actual se sugiere a los fabricantes que fabriquen un cargador universal, pero no es una exigencia, con lo que el panorama sigue siendo el mismo: cuando un usuario compra un teléfono nuevo, tiene que usar el cargador nuevo y el antiguo acaba abandonado en un cajón. Estos componentes viejos necesitan ser reciclados para que no terminen como desechos electrónicos.

Según la UE, los compradores de dispositivos no deberían tener que pagar nuevos cargadores cada vez que cambian de modelo de smartphone, por lo que tendría haber alguna forma de separar la compra del móvil de la compra de un cargador y no tener que pagar un extra si lo único que queremos es cambiar de modelo de teléfono. Esta estrategia, según los eurodiputados, debe realizarse en paralelo a la del cargador común "sin llevar aparejados precios más altos".

 

¿Cómo sería el cargador universal?

El Parlamento Europeo solicita que el cable de carga universal funcione sin importar el dispositivo, ya sea un smartphone, una tableta o un ordenador. Así, esta nueva ley obliga a usar el nuevo estándar de carga USB-C a los fabricantes de móviles y es que este incorpora muchas de las ventajas (reversibilidad de conexión, velocidades de transmisión de datos y velocidades de carga) utilizadas para justificar la existencia de conectores de carga patentados, como micro-USB. Así, con la nueva ley los OEM de Android, por ejemplo, cuyos estándares utilizados le permiten mantener precios bajos, tendrán que contar con el estándar USB-C independientemente del precio del dispositivo.

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo