Todo lo que quisiste saber sobre las granjas de minado

Las granjas de minado hacen posible las transacciones de criptomonedas, pero pueden suponer un problema importante.

Las criptomonedas son uno de los activos más interesantes, ya no solo por la cantidad de ellas que es posible adquirir, sino por la tecnología que utilizan para, de alguna manera, tener forma.
Para que las transacciones de las criptomonedas tengan lugar, se necesita de la figura de los mineros. Su labor es parecida a la del clásico trabajador que extrae minerales bajo la tierra. Pero para ello no se valen de explosivos o picos, sino de equipos informáticos.
 
El minado de criptomonedas consiste en la resolución de complejos acertijos matemáticos que van completando cadenas de bloques dentro de  blockchain. Una vez que hay una secuencia completa, el minero obtiene una recompensa en forma de la criptomoneda que esté minando.
Pero esta actividad requiere de mucha energía y de equipos informáticos potentes. Esta tecnología podía realizarse hasta hace algunos años con ordenadores como el que tienes en casa, pero cada vez los requerimientos han ido aumentando. Algo lógico, ya que a medida que se resuelvan los acertijos con mayor rapidez, más recompensa se obtiene. Y el minado de criptomonedas puede ser muy rentable.
 
En el ámbito doméstico, minar criptomonedas no es rentable en España. En primer lugar, por el precio de la luz. Los costes sobrepasan las ganancias que un minero pueda obtener de forma individual. Y por esa misma razón haría falta ya no solo un equipo muy potente y caro para obtener beneficio. Necesitaríamos varios ordenadores para rentabilizar la inversión y asegurarnos un retorno. Además, no es igual de rentable el minado de una criptomoneda que de otra.

Las granjas de criptomonedas, ¿qué son?

Una granja de criptomonedas tiene el mismo sentido que una avícola, producir beneficios. Son instalaciones en las que encontramos un numero elevado de ordenadores realizando tareas de criptominado. Suelen utilizarse ordenadores portátiles equipados con tarjetas gráficas muy potentes, recordemos que este factor es fundamental para que la actividad rentable. Además, las granjas se suelen establecer en lugares en los que la energía eléctrica sea barata. Islandia, que obtiene la electricidad mediante geotermia, es uno de los paraísos de las granjas de minado.

Pero es China la que acapara las tareas de criptominería, ya que se estima que el 70% de las labores de los mineros se localizan en granjas del gigante asiático. Países como Irán han prohibido las actividades de minería, ya que se han producido numerosos cortes. de electricidad en importantes ciudades debido al consumo de energía. La legislación en cuanto a minado de criptoactivos o bien es inexistente o posee una regulación muy vaga. Cabe recordar que las criptomonedas están plenamente deslocalizadas y no pertenecen a ninguna institución o gobierno. 

¿Cuántos ordenadores puede haber en una granja de minado?

Hay algunas que cuentan con hasta 10000 equipos realizando tareas de minado. Esto requiere de una infraestructura de alto voltaje y que está permanentemente vigilada. De hecho, en países como China, es habitual que quienes se dedican a la gestión de estas granjas vivan en ellas. También precisan de buena ventilación, ya que la tarea de criptominado pone los equipos al máximo de sus posibilidades. Grandes ventiladores o instalaciones de aire acondicionado tratan de bajar la temperatura todo lo posible. El calor hace bajar el rendimiento de los equipos, y por tanto, la velocidad de minado.

Hemos hablado de lo interesante que es Islandia en la actividad de la minería. No solo por lo barato del precio de la electricidad, sino porque cuenta con unas redes de internet que funcionan muy bien y es una isla relativamente pequeña. Las granjas tratan de establecerse lo más cerca posible de las instalaciones generadoras de electricidad. De esta forma, el rendimiento puede llegar a ser interesante. La imagen de alguien que adquiría una tarjeta gráfica potente y usaba un ordenador viejo para minar ya está totalmente desfasada. 

Los gamers en pie de guerra

¿Qué tiene que ver que un jugador no se encuentre muy a favor de la proliferación de estas granjas? Muy sencillo, los equipos que se encuentran en ellas necesitan de tarjetas gráficas muy potentes. Tal como la que utilizan ellos para que sus juegos desarrollen sus características con fluidez. El problema es que las empresas de minado están comprando de manera masiva estas tarjetas gráficas. Como resultado, no pueden acceder a ellas. Es una tarea prácticamente imposible. Los ordenadores más potentes, con gráficas integradas, son también objeto de los mineros.

Marcas como Nvidia se han puesto manos a la obra ya no solo para aumentar la demanda, sino para proporcionar a los mineros unas tarjetas gráficas específicas para esta tarea. El objetivo, seguir llevándose un parte del pastel y contestar a tanto a jugadores como mineros.

 

 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo