Timos en internet: así puedes evitar los más comunes

Los timos por internet son cada vez más complejos, pero evitarlos está en tu mano si sigues estas pautas.

Internet puede parecer a veces una jungla. Demasiado flujo de información hace que los timos y estafas estén siempre al acecho. Las consecuencias de caer en uno de ellos siempre causan demasiados inconvenientes, ya no solo se trata de perder dinero, sino de que una sensación de vulnerabilidad se apodera de nosotros. Nadie está libre de ser víctima de un intento de estafa, pero por esa razón vamos a dar unas pautas que eviten caer en la trampa. Bastará con seguir unas normas de seguridad básicas para ponerlo cada vez más difícil a quienes están al acecho.

Los timos, internet es el gran caldo de cultivo

La picaresca siempre ha estado ahí, y con la llegada de una sociedad digitalizada, lo que hasta hace poco se realizaba de forma presencial tiene su traslación en Internet. Timos como el del tocomocho o la estampita han sido sustituidos por las estafas nigerianas, en las que de repente nos intentan hacer creer que somos herederos de una gran fortuna. 

A decir verdad, Internet es el caldo de cultivo ideal para las estafas. Pero no debemos dejarnos llevar por esos cantos de sirena que siempre suponen las estafas. Es, cuando nos ocurre, cuando somos capaces de darnos cuenta de las pocas precauciones que se han tomado o de cómo nos hemos dejado engañar.

Cómo reconocer una estafa

Generalmente los timos y las estafas llegan por correo electrónico. Siguen siempre el mismo patrón, se trata de un correo que no hemos solicitado y que es de un remitente desconocido. Normalmente se dirige a nosotros de manera correcta, pero hay algo que llama la atención, suelen utilizar un castellano bastante particular, fruto de ser una traducción automática de Google.

En este correo se los hace saber que somos herederos de una importante cantidad de dinero, o que bien, tenemos un ingreso en una cuenta corriente del extranjero por una cantidad muy importante, y que para desbloquearla necesitamos realizar un ingreso económico en concepto de gastos de gestión y de abogados. Quien escribe este correo suele ser esa persona, que se presenta como un intermediario o como un profesional de derecho que nos va ayudar en todos los trámites. No, en el caso de que tuviésemos una herencia en otro país, se nos sería sería notificada de una manera totalmente diferente, no mediante correo electrónico y, ni mucho menos, solicitando un dinero previamente.

Si algún día queremos realizar alguna prueba, bastará con contestar a ese correo y mostrar nuestro interés. Veremos cómo los mensajes son cada vez más insistentes, hemos de realizar una transferencia bancaria para poder acceder a esa cantidad millonaria que recibiremos en pocos días. Pero lo más adecuado es no hacer caso a esos correos y enviarlos directamente a la papelera de reciclaje, como paso previo lo marcaremos como correo no deseado.

El paquete que espera

Realizamos tantas compras online que de vez en cuando se nos cuela un correo electrónico apremiándonos a recoger un paquete. Hay que andar con mucho cuidado, porque este correo nos muestra un enlace que al pinchar sobre el puede instalar malware en nuestro ordenador o nuestro teléfono móvil y perder gran cantidad de datos. Este tipo de correos son especialmente peligrosos por la razón que acabamos de comentar, muchas veces perdemos la noción de qué paquete estamos esperando. Pero antes de pinchar sobre ese enlace conviene fijarse un poco en el mensaje. El remitente suele ser desconocido y lleva como dominio del correo algo que nada tiene que ver con una empresa de mensajería. No hagas caso, si estás esperando algún envío y no se te localiza, la propia empresa te llamará telefónicamente para concertar la cita. Otra solución puede ser navegar por la web oficial del lugar del cual te han mandado la oferta y comprobar que realmente existe. Fíjate siempre en un detalle, suele tratarse de un correo que tiene un castellano muy particular, está realizado con traductor automático.

Me han estafado, ¿qué hacer?

Dejar de lamentarse y poner automáticamente una denuncia ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. También, y aunque te dé algo de vergüenza, al estar en tus redes sociales de esa estafa. Así evitarás que otras personas caigan en ella.  En el caso de que hayas realizado el pago mediante la plataforma de PayPal, debes notificar el caso ya que ellos se harán cargo de reintegrarte el dinero.

Uno de los medios de pago favoritos para los estafadoras es utilizar Western Union o HalCash, ya que suelen dejar poco rastro y recuperar el dinero pagado es prácticamente imposible. Si has pagado con tarjeta de débito o de crédito, una vez que tengas la denuncia presentada puedes ponerte en contacto con la aseguradora de quien emite la tarjeta y preguntar si tu caso queda cubierto. Con un poco de suerte podrás tener tu dinero contigo de nuevo.

Recapitulando, la mejor forma de evitar caer en una trampa por Internet o en un timo es la de llevar una cautela extrema. Recuerda que nadie da duros a cuatro pesetas, y que el mejor aliado de los estafadores es la prisa y jugar con tus ilusiones. Antes de dar cualquier paso, investiga un poco para comprobar si ese correo que tienes entre manos y que te genera sospechas se trata de un intento de estafa.

 

 

El cheque regalo o el descuento increíble

También suele ser habitual, tenemos la inmensa fortuna de recibir un regalo inesperado, que puede ser un descuento muy suculento en ese producto que tanto deseamos. El común denominador de este tipo de mensajes es la urgencia, la oferta acaba muy pronto y has de aprovecharla. Para ello, pincharás en un enlace. Sigue la misma mecánica que el timo anterior, robar tus datos o dañar tu equipo. Si recibes un correo sobre el que tengas dudas y está disfrazado bajo el nombre de una marca comercial, escapar de la incertidumbre es tan sencillo como llamar telefónicamente al sitio oficial de esa web y preguntar si tienen esa oferta vigente.

Nacho Grosso

Nacho Grosso

Curioso empedernido y procrastinador impenitente.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo