¿Son seguros los Tesla y su piloto automático?

Un accidente mortal de uno de estos vehículos ha vuelto a abrir el debate sobre si el 'autopilot' es un sistema fiable.

tesla autopilot
Tesla

Hace unos días se ha conocido la noticia de un nuevo accidente de un coche Tesla. El automóvil, un Tesla X, chocó contra una barrera y el conductor -un empleado de Apple- falleció poco después del impacto por sus heridas, aunque pudo ser trasladado al hospital.  

El vehículo tenía activado el autopilot, el piloto automático de la compañía, y su conductor iba entretenido en ese momento jugando a un juego en su teléfono móvil, según ha informado la NTSB (Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EE.UU). El organismo ha advertido que si el fabricante no implementa cambios en su sistema se preveían más incidentes de este tipo.

Este no es el primer accidente que se produce en el que está involucrado un Tesla. Anteriormente se han dado siniestros, algunos fatales, atribuidos a la falta de atención del conductor ligada a un exceso de confianza en el sistema de piloto automático.

Si Tesla no incorpora medidas de seguridad que limiten el uso del sistema autopilot para aquellas condiciones en las que fue diseñado, y con el uso continuado del sistema más allá de su dominio como diseño operativo es previsible que exista el riesgo de futuros choques”, ha señalado la NTSB en un informe sobre la seguridad de estos automóviles.

El organismo da algunas recomendaciones, como que se mejoren los sistemas de prevención de colisiones para incluir obstáculos comunes como las medianas, evaluar el autopilot para determinar si puede operar fuera de su diseño operativo previsto, prevenir la complacencia de la automatización por parte de los conductores y que todos los vehículos cuentan con un sistema de monitorización del conductor.

Los Tesla no son coches autónomos

En el estado actual en el que están los Tesla no se pueden considerar como coches completamente autónomos, sino como un paso intermedio. La SAE (Sociedad de Ingenieros Automotrices) ha establecido una escala que va del 0 al 5 para determinar la capacidad de conducción autónoma de un vehículo, siendo el 0 para automóviles que no tienen ningún automatismo y el 5 para aquellos que cuentan con una autonomía completa.

De acuerdo con esa graduación, los coches de la marca podrían clasificarse en el 2. Este escalafón es para aquellos vehículos en los que el usuario puede levantar las manos del volante, pero debe permanecer en alerta.

Y eso es lo que ocurre precisamente con el autopilot: aunque muchos conductores creen erróneamente que el piloto automático lo tiene que hacer todo por ellos y se despreocupan completamente. Tesla lo explica muy bien en su página web: “Las características actuales del autopilot necesitan una supervisión activa del conductor y no permiten que el coche sea autónomo”.

Es cierto que el piloto automático permite que el coche gire, acelere y frene automáticamente dentro del carril, que se mantenga a una distancia de seguridad adecuada, que sugiere cambios de carril para optimizar el trayecto y dirige el coche hacia cruces de carreteras y salidas según el destino. Sin embargo, la marca lo deja claro: el conductor debe permanecer atento constantemente a lo que haga el sistema y es aconsejable que mantenga las manos en el volante.

Este mensaje también ha sido reforzado por la NHTSA (Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EE.UU). No obstante, en el pasado este organismo ha investigado más de una docena de accidentes en los que estaban involucrados Tesla que se creía que operaban con el piloto automático.

Alberto Payo

Alberto Payo

Colaborador de Muy Interesante y MuyInteresante.es

Continúa leyendo