Vídeo de la semana

Qué hacer cuando el iPad no se carga: posibles soluciones

¿El iPad no se carga con normalidad? Si es así, existen algunas posibles soluciones que dependerán de cuál sea la causa. Te las descubrimos.

Qué hacer cuando el iPad no se carga
Foto: Istock

Desafortunadamente, el día menos pensado puede ocurrir que nuestro iPad o iPhone no se cargue, o lo haga muy lentamente. Lo cierto es que son problemas muy comunes, que afectan a muchos usuarios. A los que también se le unen otras incidencias típicas como un mal funcionamiento del puerto de carga o del propio cable en sí.

Debemos tener en cuenta que el puerto de 30 pines del iPad 3 o anterior, el puerto USB-C del iPad Pro o el puerto Lightning que encontramos comúnmente en la mayoría de los iPad, se encuentran expuestos al aire, por lo que la posible entrada de polvo puede convertirse en un elemento que puntualmente bloquee la conexión.

Aunque también es posible que no exista ningún problema con la toma de corriente o con el enchufe, y que la batería del iPad continúe funcionando muy bien. Sin embargo, ninguna de estas suposiciones es realmente segura, por lo que cabe preguntarnos, ¿qué deberíamos hacer cuando nuestro iPad no se carga como debería? Analizamos a continuación algunos de los aspectos que más pueden fallar, y qué hacer al respecto.

Analizando el cable y el puerto de carga del iPad

Es recomendable asegurarnos de que el cable se encuentre bien conectado al iPad, y también al adaptador. 

Seguidamente, debemos fijarnos que el adaptador también está enchufado a la fuente de alimentación, como podría ser el caso de la toma de corriente de la pared, por ejemplo. 

Aunque son pasos básicos, es posible que el extremo del cable no se haya conectado correctamente al iPad o al adaptador, sobre todo si lo hemos hecho con prisas.

También es de vital importancia analizar el estado general del cable. ¿Tienes perros o gatos en casa? En estos casos es posible que hayan jugado con él y lo hayan mordido. De ser así, recuerda que no es muy aconsejable usar cables en mal estado. Lo ideal es sustituirlo por un cable nuevo.

Respecto al puerto de carga, una opción útil es desenchufar el cable y observar el conector ubicado en la parte inferior del iPad. Debemos asegurarnos de que el puerto se encuentra perfectamente limpio, sin ningún resto de suciedad o polvo. En caso de que necesites limpiarlo, recuerda que soplar con la boca no es muy recomendable. En sustitución, lo ideal es utilizar un soplador de aire comprimido para gadgets.

Utilizas el iPad a la vez que lo cargas

Suele ser tremendamente común que nuestra batería se agote cuando estamos disfrutando de nuestra película favorita (o incluso de la primera carrera de Fórmula 1 de la temporada). Y como deseamos seguir usando el iPad y visualizando ese contenido, decidimos cargarlo mientras continuamos utilizándolo.

Aunque es tremendamente habitual, es posible que ya te hayas percatado de que al hacerlo así el iPad no solo tarda muchísimo más en cargarse, sino que si el porcentaje de batería que queda es relativamente bajo, o muy bajo, dependiendo del uso del procesador y de la pantalla, esta podría terminar acabándose del todo.

Debes tener en cuenta que las aplicaciones que hacen un uso intensivo de CPU suelen ser particularmente pesadas en el iPad. 

Esperar y reiniciar

Cuando continuamos con algunos problemas para cargar nuestro iPad con normalidad, Apple aconseja a los usuarios que vuelvan a conectarlo a la fuente de alimentación y, al menos, esperen 30 minutos.

No obstante, si todavía sigue sin cargarse o sin funcionar, la marca aconseja reiniciar el dispositivo mientras se encuentra enchufado a la fuente de alimentación. 

En caso de que aparezca un mensaje de alerta cuando conectamos el dispositivo (como “Este accesorio no es compatible con este dispositivo”), es posible que el iPad tenga un problema de carga de hardware.

Si, a pesar de todos los pasos indicados anteriormente, el iPad continúa sin cargarse con normalidad, solo nos queda acudir a un servicio técnico oficial autorizado por Apple.

Continúa leyendo