Qué es una VPN, para qué sirve y cuándo usarla

Si necesitas proteger tu dirección IP o incluso lo que buscas o visitas en Internet, una VPN puede convertirse en la herramienta ideal, sobre todo cuando te conectas desde, por ejemplo, una red Wi-Fi pública, donde cualquiera podría tener acceso a nuestros datos de navegación y personales.

Qué es una VPN
Foto: Istock

El acrónimo VPN significa básicamente Virtual Private Network; o, lo que es lo mismo, Red Privada Virtual. Consiste en un método utilizado para conectarnos a Internet de forma privada. Para conseguirlo, el sistema oculta nuestra dirección IP real y enruta tanto nuestro tráfico de Internet como nuestros datos a través de un túnel privado y cifrado de forma segura a través de redes que sí son públicas.

En los últimos años se han vuelto tremendamente útiles y populares, debido principalmente a que proporcionan una forma de navegar por Internet sin revelar nuestra identidad personal, datos o ubicación. De esta forma, cuando los datos se encuentran encriptados, los motores de búsqueda o ISP, por ejemplo, no pueden ver ni rastrear nuestra actividad en la web.

¿Cómo funciona una red VPN?

Partiendo de la base de que una red VPN consiste, como te hemos indicado, en una Red Privada Virtual, es una opción que nos protege de tres formas distintas:

Oculta nuestra dirección IP y ubicación reales

Una vez nos conectamos al servicio o a la red VPN, nos ofrece la posibilidad de conectarnos desde un nuevo servidor, que actúa como puerta de enlace. Así, la IP pública no sería la nuestra, sino la de ese servidor. 

Dicho de otra forma, el servicio VPN “falsificaría” nuestra dirección IP original, haciendo que parezca que nos encontramos en una ciudad o incluso en un país distinto al que nos encontramos en realidad.

Codifica nuestros datos privados mediante encriptación

Cuando usamos un servicio o red VPN, tanto nuestro tráfico de Internet como nuestra información personal, situadas dentro del túnel privado, son codificados mediante encriptación. La encriptación, o cifrado, consiste en una forma de ocultar información modificándola para que parezcan datos aleatorios, siendo esencial para la seguridad en Internet.

De esta manera, una conexión VPN tiende a ser prácticamente imposible de piratear por fuerzas externas.

Encapsula nuestro tráfico de Internet

Los diferentes datos de Internet se mueven en paquetes. Cuando utilizamos una VPN, todos nuestros paquetes de datos se encapsulan dentro de paquetes de datos adicionales.

Así, esta encapsulación genera un túnel privado dentro de las redes públicas.

¿Cuándo deberíamos usar una red VPN?

Muchos especialistas en seguridad aconsejan utilizar una VPN siempre que naveguemos por redes públicas. Aunque también es cierto que puede ser útil usarla en casa, en la oficina, cuando viajamos o vivimos en un país con restricciones geográficas o en determinados dispositivos móviles. En resumidas cuentas, siempre que deseemos navegar de forma privada, o bien enmascarar, proteger o falsificar nuestra dirección IP (para que no sea pública).

Cuando utilizamos redes públicas

Si tendemos a acceder a la conexión inalámbrica de la Universidad, o cualquier tipo de red Wi-Fi pública, es fácil que los piratas informáticos y otras entidades puedan ver y robar nuestros datos primados, incluso aunque utilicemos contraseña.

Por tanto, como mínimo es importante utilizar una red VPN con la finalidad de proteger nuestra información más confidencial, como por ejemplo los inicios de sesión y las contraseñas.

Además, esto incluye cualquier punto de acceso Wi-Fi que sea pública, independientemente del lugar donde nos encontremos: escuela, biblioteca, café, hotel o aeropuerto (por citar solo algunos sencillos ejemplos).

Utilizando una VPN en casa

Por lo general, nuestra conexión doméstica tiende a ser generalmente privada con acceso controlado. No obstante, todo lo que hagamos en línea, desde nuestras búsquedas en motores de búsqueda como Google o Bing, hasta los distintos sitios Web que visitamos cada día, pueden vincularse fácilmente a nuestra dirección IP.

En la mayoría de las ocasiones, especialmente desde hace unos años, esta información es recopilada con fines de marketing, para proporcionarnos anuncios publicitarios relevantes en función de nuestros gustos.

Precisamente, si no nos gusta la idea de que tanto los motores de búsqueda como los anunciantes puedan seguir cada uno de nuestros movimientos en Internet, utilizar una VPN desde casa es de utilidad a la hora de evitar estos intentos comunes de espiar nuestras actividades en línea.

De hecho, cualquier servicio que intente rastrear esa actividad verá únicamente el túnel privado de la VPN, pero no lo que hay en su interior. Así, conseguimos mantener nuestra navegación web de forma privada, incluso en casa.

Continúa leyendo