¿Qué es una vivienda ecológica inteligente?

Las smart home son el futuro, ya que gracias a la domótica es posible, entre otras cosas, gestionar de forma muy eficiente la energía, lo que supone un gran beneficio tanto para el planeta como para nuestro bolsillo.

vivienda-ecologica
iStock

Combinar las dos tendencias principales en los hogares se ha convertido en una alianza perfecta a seguir. Seguir un estilo de vida ecológico y sumergirse profundamente en una vivienda conectada, es una mezcla que funciona fabulosamente dentro del hogar.

Los arquitectos llevan tiempo implementando diferentes soluciones sostenibles a la hora de planificar el diseño arquitectónico de viviendas y buscando diseñadores de tecnología que desarrollen dispositivos domésticos inteligentes considerados IoT (Internet de las cosas) para integrar estos productos de cara a los posibles y futuros clientes.


Una casa ecológica inteligente representa un enfoque eficiente que combina tranquilidad, el aire fresco, la interacción con la naturaleza y la satisfacción de no dañar el medio ambiente. Pero también nos ayuda a ahorrar mucho en nuestras facturas de electricidad.

En suma, estas viviendas cuentan con iluminación, aparatos electrónicos que podemos monitorear de forma remota. Los dispositivos domésticos inteligentes funcionan junto a otros dispositivos de la casa, interactuando entre sí: hornos, lavadoras, frigorífico, sistemas de seguridad, ordenadores, smartphones... todo dentro de una misma estructura orientada al tratamiento ecológico del funcionamiento de la vivienda.

 

 

¿Cómo es una casa inteligente ecológica?


La domótica inteligente puede ayudarnos a reducir el consumo de energía de nuestro hogar y, al hacerlo, hacerlo también más ecológico. Afortunadamente, existe una gama cada vez mayor de tecnologías asequibles para estos hogares del presente y futuro.

Algunas de los más populares incluyen: el control de temperatura, con el que podemos reducir nuestra huella de carbono (podemos regular la temperatura a través del móvil, de cara a que si estamos de vacaciones, por ejemplo, y olvidamos ajustar el termostato, podamos hacerlo remotamente sin problema); las luces o iluminación, empleando bombillas LED inteligentes para ajustar la iluminación interior y exterior según la necesidad y programar las luces para que solo estén encendidas cuando estemos en casa (también podemos apagar las luces remotamente si se nos ha olvidado apagar alguna lámpara); las ventanas inteligentes, con las que también podremos disminuir el consumo de energía HVAC (H heating, calefacción, V Ventilating, ventilación, AC air conditioned, aire acondicionado) del hogar, permitiéndonos una casa fresca en verano y caliente en invierno, con un tratamiento más eficiente de la energía (al poder programar las cortinas o persianas para que bajen a una determinada hora del día, por ejemplo); riego inteligente, con el que ahorraremos miles de litros de agua (y euros) al año. Podemos ajustar el sistema desde cualquier dispositivo conectado a internet y ajustan el programa de riego automáticamente cuando detecta lluvia. Es muy útil y, probablemente, reducirás aproximadamente un 35% el consumo de agua orientado a este fin.

Todos estos dispositivos tienen como objetivo facilitar nuestra vida, ofrecer comodidad y darle un respiro a nuestro bolsillo mientras convertimos nuestro hogar inteligente en mucho más ecológico.

Con el aumento del calentamiento global y el cambio climático, es de vital importancia tener una mentalidad ambiental y ser consecuente con nuestras acciones. La conciencia de la conservación de los recursos naturales y la preservación del medio ambiente se ha convertido en una necesidad apremiante y, cada uno, puede contribuir a ahorrar energía creando un espacio ecológico y tecnológico que satisfaga todas nuestras necesidades.

 

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo