Qué es un archivo DLL en Windows y para qué sirve

Un archivo DLL es una biblioteca de vínculos dinámicos, común en el sistema operativo Windows, que una amplia variedad de programas utilizan de manera combinada y conjunta, especialmente a la hora de realizar una función específica. Te descubrimos en qué consiste y para qué son útiles.

Qué es un archivo DLL
Foto: Istock

Si te gusta indagar en el sistema operativo de tu ordenador, es posible que ya te hayas encontrado con algún que otro archivo con la extensión .dll. Si es así, lo cierto es que te has encontrado con un pilar de la programación tradicional de Windows, puesto que son archivos que utilizan los programas y aplicaciones con la finalidad de obtener funcionalidades y bibliotecas adicionales, sin tener que integrarlos en el software.

¿Qué es y en qué consiste un archivo DLL?

Un archivo DLL, abreviatura de Dynamic Link Library, consiste en un tipo de archivo comúnmente utilizado en Windows que contiene instrucciones diversas a las que los programas y aplicaciones pueden recurrir para llevar a cabo determinadas funciones.

De esta manera, varios programas pueden compartir las habilidades programadas en un único archivo, incluso haciéndolo de manera simultánea.

Eso sí, no debemos confundirlos con los programas ejecutables, como ocurre con la extensión de archivo EXE. Y es que los archivos DLL no pueden ser directamente ejecutados, sino que deben ser invocados por otro código que ya esté ejecutándose. En cualquier caso, este tipo de archivos poseen el mismo formato que los archivos EXE, e incluso algunos podrían utilizar la misma extensión de archivo (.exe), si bien lo más común es que la gran mayoría terminen con la extensión típica (.dll).

¿Es necesario reparar errores de archivos DLL?

Debido principalmente a la cantidad y a la frecuencia con que se utilizan, es común que los archivos DLL se conviertan en el foco de un gran porcentaje de errores que se observan habitualmente al iniciar, utilizar o cerrar Windows.

En caso de que en un momento dado el sistema nos indique que falta o no se encuentra un determinado archivo (por ejemplo, al ahora de intentar abrir un programa), debemos tener en cuenta que es sencillo descargar ese archivo DLL que falta, pero rara vez se convierte en la mejor forma de hacerlo. 

¿Por qué? Muy sencillo: la mayoría de los sitios de descarga de archivos DLL no son fuentes aprobadas para este tipo de archivos, por lo que es muy posible que esos archivos estén infectados con virus, o bien comprometer la seguridad de nuestro ordenador.

Por tanto, la clave está en solucionar el problema de la manera correcta, averiguando originalmente cuál es el problema real, de tal manera que lo más probable es que la solución no provenga únicamente de añadir ese único archivo que falta. Es necesario atender al problema específico, y en la mayoría de las ocasiones lo más adecuado es encontrar una guía de solución de problemas para ese determinado problema.

Continúa leyendo