¿Puede una tablet sustituir a un ordenador?

Puede ser una alternativa para aquellos nómadas digitales que busquen la versatilidad.

La llegada de las tablets a partir del año 2010 supuso una revolución en cuanto a la manera en la que nos relacionamos con los contenidos, con la navegación por Internet o la manera en la que trabajamos. Una tablet es un dispositivo bastante versátil y que ha conseguido adquirir una serie de capacidades mayores. Por ejemplo, la última hornada que acaba de lanzar Apple, el iPad Pro 2021, monta el mismo procesador que los nuevos Mac, concretamente el M1. Este cerebro le pone a un altísimo nivel en cuanto a rendimiento, de tal forma que se trata de un dispositivo capaz de casi todo.
 
Pero hoy nos queremos hacer la siguiente pregunta: ¿puede una tablet sustituir a un ordenador? La respuesta puede ser bastante ambigua, porque todo dependerá del tipo de usuario que seas. Pero en gran parte de los casos, quizás no sea necesario realizar la inversión de adquirir un ordenador portátil o de sobremesa si con tu tablet tienes todas tus opciones cubiertas.

¿Cuándo te conviene un ordenador?

 
En casos bastante específicos. Por ejemplo, los profesionales que se dedican al mundo del modelado, el diseño gráfico o requieran tareas de renderización, van a necesitar de un dispositivo que sea capaz de darles toda la potencia necesaria. A no ser que hablemos de una tablet de altas prestaciones, una de uso más corriente no permitirá dar ese rendimiento.
 
Por otro lado, si pasas muchas horas sentado delante del ordenador, aunque sea escribiendo un documento de texto, tampoco parece una opción muy recomendable la de decantarse de manera exclusiva por una tablet. No porque este dispositivo no pueda realizar ese trabajo, sino por cuestión de ergonomía y comodidad. Normalmente asociamos el estar con una tablet a estar en una postura más desenfadada y relajada. Trabajar en esas condiciones termina siendo una auténtica tortura para tu espalda.
 
También tienes otra opción, y esta no es otra que la de buscar una tablet de pantalla grande y equiparla con un teclado bluetooth o incluso con un ratón inalámbrico. No es una idea nada descabellada, pero al menos debes procurar que todos los accesorios sean de buena calidad.

¿Cuándo te conviene una tablet?

Este dispositivo es ideal para aquellas personas que se mueven de manera continua, que necesitan de una conexión permanente o de responder correos de manera inmediata, independientemente del lugar en el que se encuentren. Siempre puedes vincular el Wi-Fi de tu tablet a los datos de tu teléfono móvil, o incluso adquirir una que tenga la posibilidad de introducirle una tarjeta SIM. Con ello, te aseguras de que siempre vas a estar conectado.
 
Hay perfiles que pueden desarrollarse sin ningún tipo de problema con una tablet, nos referimos a los nómadas digitales y a los copywriters. Un sector en el que las tablets tienen bastante peso específico es el educativo. Cada vez son más los centros escolares que apuestan por este método de enseñanza. Los docentes también pueden desarrollar su tarea con una tablet, ya que les permite moverse por el aula sin ningún tipo de inconveniente ni de ataduras. Todas las editoriales educativas están lanzando sus contenidos para los sistemas operativos en tablet para Androidy también para iPad. Por no decir la gran cantidad de aplicaciones educativas que existen actualmente.
 
Ahora es muy habitual, cuando usamos algún medio de transporte, comprobar, hay personas que ya no utilizan su ordenador portátil para ver una película mientras viajan, lo hacen desde una tablet. El ahorro de espacio y de peso es evidente, por lo que resulta más sencillo a la hora de moverse.

¿Qué hacer y qué dispositivo elegir?

Probablemente trabajes y utilices con ambos tipos de dispositivos, el ordenador y la tablet. Convendría hacer un análisis de qué es lo que realmente necesitamos y qué dispositivo es el que usamos durante más tiempo. A la hora de renovar tu equipo, puedes valorar el quedarte con uno solo. En todo caso, ya son muy corrientes unos modelos híbridos que constan de dos partes, la pantalla funciona como una tablet y la podemos retirar de la base. De esta forma es posible disfrutar de las ventajas de ambos según nuestras necesidades. Fabricantes como Microsoft o HP han desarrollado equipos que poseen esta doble funcionalidad, si te decantas por esta opción tienes lo mejor de ambas en un solo dispositivo. Eso sí, si te mueves continuamente con ambas piezas, haz de hacerte a la idea de qué es lo que vas a estar moviendo es un ordenador portátil.
 
Para adoptar la postura más inteligente debemos vernos en prespectiva. Si nuestras necesidades se limitan a la consulta del correo, navegación esporádica, redes sociales y consumo de contenido multimedia, la mejor opción es, sin lugar a duda, una tablet. No vamos a necesitar más y veremos cubierto nuestro perfil de forma más que sobrada. Si, por el contrario, has de utilizar tu equipo para tareas en las que necesites estar bastante tiempo delante de la pantalla y con bastante concentración, decántate por el ordenador. O bien, equipa tu tablet de alta calidad con todos los accesorios que te permitan desarrollar tu trabajo con las mejores garantías. De esta forma tendrás la versatilidad de un equipo polivalente y podrás mover los cómodamente con un considerable ahorro tanto de peso como de espacio.

Continúa leyendo