Prueban la viabilidad de un dispositivo inventado por Nikola Tesla hace un siglo

Un dispositivo originalmente diseñado por Nikola Tesla hace más de cien años podría ser de cierta utilidad en la actualidad. Te descubrimos por qué.

Válvula de Tesla
Foto: Istock

Hace poco nos preguntábamos si la conectividad 5G podría hacer posible una electricidad sin cables, tal y como soñó Nikola Tesla en su momento, hace ahora más de cien años. Algo que podría estar más cerca si tenemos en cuenta que esta conectividad utilizaría los mismos elementos necesarios para el desarrollo de una red eléctrica totalmente inalámbrica.

Pero, en esta ocasión, hemos conocido que un grupo de científicos están probando la viabilidad de un dispositivo patentado originalmente por el propio Tesla hace más de un siglo.

Se trataría, para ser precisos, de una válvula inventada por el citado ingeniero, la cual no solo sería más funcional de lo que se pensaba en un primer momento, sino que también tendría otras aplicaciones potenciales en la actualidad, sobre todo después de haber llevado a cabo una serie de experimentos sobre réplicas del diseño original de principios del siglo XX.

Los hallazgos, publicados en la revista especializada ‘Nature Communications’, ha sugerido que el dispositivo de Tesla, que en su momento decidió bautizar con el nombre de “conducto valvular”, podría aprovechar las vibraciones en los motores y otras maquinarias para bombear combustible, lubricantes, refrigerantes y otros líquidos y gases.

Ahora, el dispositivo patentado y bautizado en la actualidad como Tesla Valve, ha inspirado diferentes estrategias para dirigir corrientes en el interior de redes y circuitos de flujo. Y los expertos están sorprendidos, especialmente cuando, un invento de hace 100 años, todavía no se comprende completamente, pudiendo ser útil incluso en tecnologías modernas mediante formas que aún no habrían sido consideradas.

¿En qué consiste el “conducto valvular”?

El conocido como “conducto valvular”, o actualmente llamado Tesla Valve, consiste en una serie de bucles en forma de lágrima interconectados, diseñado para hacer pasar flujos de fluido en una única dirección, y sin disponer de partes móviles.

De esta manera, brinda una ruta clara para los flujos, aunque una ruta más lenta para los flujos inversos. Aunque este último “problema” se veía como un inconveniente, apuntaría en realidad a un beneficio potencial, especialmente en aquellos momentos en los que los flujos deben ser controlados.

Funcionamiento de la válvula de Tesla
Foto: Universidad de Nueva York

Con la finalidad de comprender el funcionamiento de la citada válvula, los científicos hicieron distintos experimentos en el Laboratorio de Matemáticas Aplicadas de la Universidad de Nueva York, donde replicaron el diseño original de la válvula de Tesla y la sometieron a diferentes pruebas que midieron su resistencia al paso del flujo en las dos direcciones.

Encontraron que, en general, el dispositivo responde de forma similar a como lo haría un interruptor. A velocidades de flujo disminuidas, no existirían diferencias en la resistencia de los flujos que se dirigen hacia adelante y hacia atrás. Sin embargo, por encima de una cierta velocidad, el dispositivo es capaz de “encenderse” de forma abrupta.

Este “encendido” abrupto se produce con la generación de flujos turbulentos en la dirección inversa, los cuales “taponan” la tubería con corrientes y vórtices perturbadores. Además, la turbulencia aparece a tasas de flujo mucho más bajas que las que se han observado con anterioridad para tuberías de formas tradicionales o estándar.

Sin embargo, se ha encontrado que la turbulencia aparece a tasas de flujo a una velocidad hasta 20 veces menor que la turbulencia convencional en un tubo o tubería cilíndricos. Lo que, según los expertos, mostraría la potencia que el dispositivo de Tesla tiene a la hora de controlar los flujos, que podría ser utilizado en muchas aplicaciones.

Por otro lado, los científicos también descubrieron que la válvula de Tesla funciona incluso mejor cuando el flujo no es constante, como cuando se trata de oscilaciones o pulsos, que el dispositivo es capaz de convertir en un flujo de salida dirigido y suave. Se trataría de una acción de bombeo que imita a los convertidores AC-DC, que transforman la corriente alterna en corriente continua.

Como opinan los investigadores, la válvula de Tesla podría ser utilizada para aprovechar las vibraciones tanto en motores como en maquinaria, con la finalidad de bombear combustible, refrigerante y lubricantes, entre otros.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo