3 Problemas comunes del navegador y cómo solucionarlos

Cada día utilizamos el navegador web en bastantes ocasiones. Y es que hay navegadores para todos los gustos, aunque es cierto que tanto Chrome como Firefox (y Safari en macOS) se caracterizan por ser algunos de los más populares. No obstante, todos tienen algo en común: pueden acabar fallando en algún momento. ¿Qué hacer y cuáles son los errores más frecuentes?

Problemas comunes del navegador y cómo solucionarlos
Foto: Istock

Es común pasarnos parte del día utilizando el navegador web, ya sea a través del ordenador o del teléfono móvil, revisando nuestro correo electrónico o leyendo las últimas noticias, de manera que cuando surge algún problema con la aplicación que escojamos puede acabar suponiendo un serio inconveniente, que afectaría incluso a nuestra propia productividad si, por ejemplo, lo usamos también para trabajar.

Pero hay una buena noticia: la resolución de problemas relacionados con el navegador web no tiende a ser muy difícil. Al contrario, el proceso es bastante similar para muchos de los problemas que podrían surgir en las diferentes opciones que tenemos disponibles hoy en día.

Es más, muchos navegadores actuales incorporan igualmente una serie de herramientas integradas que pueden ser de muchísima ayuda a la hora de detectar posibles errores, a la vez que la solución también puede llegar a ser casi automática.

A continuación, te mostramos algunos de los problemas más comunes que podemos encontrar en nuestro navegador, y lo que deberíamos hacer para solucionarlos.

1. Rendimiento disminuido y carga lenta de las páginas

Suponiendo que la velocidad de nuestra conexión a Internet no sea el problema, un rendimiento lento del navegador y la carga en sí de la página podría tener algunas causas determinadas. Desde un primer momento, lo más recomendable es mantener siempre actualizado el navegador, con lo que nos aseguraremos de utilizar la última versión.

También podríamos cuestionarnos si la instalación de una nueva extensión, sobre todo recientemente, está reduciendo el rendimiento del navegador. Para comprobar si este podría ser el motivo, deshabilitar los complementos uno por uno es algo que podríamos intentar. Por ejemplo, si utilizas Chrome, debes ir a Más herramientas y luego Extensiones; en Safari Preferencias y luego Extensiones; Complementos del menú de Firefox o Extensiones dentro del menú de Edge.

En caso de no ser una extensión el culpable, la causa podría deberse a una caché de datos dañada. Una opción es eliminar todos los archivos temporales, aunque luego tendremos que volver a iniciar sesión en todas las páginas web que lo requieran.

2. Cuando las páginas no aparecen como se esperaba

Cuando las páginas web se muestran de forma incompleta, de manera distorsionada, podría ser debido a la conexión de Internet, a un problema del servidor donde se encuentra almacenada la página, o bien a nuestro propio navegador. Una opción es intentar realizar una actualización rápida del contenido, utilizando para conseguirlo el botón diseñado para tal fin. 

En caso de no funcionar, podríamos probar a cargar la página en otro navegador, o bien en otro dispositivo, siempre que fuera posible. En caso de que el sistema no tenga la culpa, tendremos entonces que mantener la paciencia, y esperar un poco.

3. La función de autocompletar no funciona de forma correcta

No hay duda que la función de autocompletar es sumamente útil a la hora de ahorrar tiempo cuando rellenamos algunos formularios web, pero en ocasiones pueden funcionar no muy bien. A veces los datos no se almacenan como deberían, o simplemente no funcionan como se esperaba.

En primer lugar es adecuado comprobar si la función se encuentra activada. ¿Cómo hacerlo? Si utilizas Chrome debes acudir a Configuración y luego pulsar en Autocompletar; en Firefox Preferencias, Privacidad y Seguridad, y luego dirígete a las opciones de Inicios de sesión y Contraseñas; en Safari acude a Preferencias y Autocompletar; y si utilizas Edge, debes optar por pulsar sobre Configuración y luego Perfiles.

Aunque es cierto que pueden surgir muchos más problemas, los mencionados anteriormente se caracterizan principalmente por ser algunos de los más comunes. En cualquier caso, en la mayoría de las ocasiones únicamente se requiere un poco de paciencia.

Continúa leyendo