¿Por qué va a ser difícil comprar videoconsolas y móviles estas navidades?

Influirán la escasez de microchips y las carencias en las cadenas de suministros.

game over
iStock

La escasez global de microchips está provocando que cada vez sea más difícil para los compradores tener en sus manos algunos de los dispositivos tecnológicos más buscados de la temporada navideña.

En mitad de las fiestas navideñas, y de la vorágine de compras y regalos, algunos de los productos nuevos más populares de Apple, incluidos ciertos modelos de iPhone 13, algunos iPads y los últimos modelos de AirPods, están sufriendo retrasos de varias semanas, según el tipo de modelo, los colores y la ubicación del comprador, tal y como están alertando numerosos organismos de comercio mundial.

Escasez de microchips y fallos en la cadena de suministros

La semana pasada, algunos dispositivos Google Pixel 6 Pro mostraban retrasos en la fecha de envío del pedido que se extienden hasta finales del mes de febrero; el pasado lunes, ciertos modelos ya estaban agotados en la página web oficial. Las videoconsolas como Xbox y PS5 ya son casi imposibles de encontrar debido a los retrasos derivados de las carencias mundiales en las cadenas de suministros y la gran brecha entre la oferta y la demanda.

Los tiempos de espera de los productos tecnológicos más populares cambian constantemente, pero el desafío para los compradores es claro. En este momento, el iPhone 13 y las videoconsolas más exitosas están viendo que la demanda supera a la oferta en aproximadamente un 20%, lo que es un signo revelador del estrés del Black Friday y las compras navideñas. También hemos visto los nuevos AirPods 3 ya en espera con escasez de stock durante la semana de Navidad.

Decidir qué comprar y de qué prescindir

La escasez de chips, que también ha tenido un gran impacto en la industria automotriz, también presenta un desafío enorme para los productos tecnológicos. Para los clientes, podría requerir planear las compras con mucho tiempo, y mirar detalladamente de qué productos están dispuestos a prescindir. Para las empresas, se corre el riesgo de perjudicar los ingresos de la importante temporada navideña y reducir el impulso de las ventas de algunos de sus productos lanzados recientemente.

Solo hay que ver lo que le está ocurriendo a Apple, que es conocida por tener una sofisticada cadena de suministro global para fabricar y distribuir sus productos. El iPhone 13, presentado el pasado septiembre, funciona con el chip A15 Bionic de Apple, que impulsa algunas de sus nuevas características de la cámara y una duración mejorada de la batería. Pero también depende de otras compañías para los chips que potencian ciertas funciones, como pantallas, administración de energía o conectividad USB.

A finales de octubre, Apple aseguró que la escasez de chips y las interrupciones en la fabricación relacionadas con Covid-19 redujeron drásticamente sus ingresos en 6.000 millones de euros el trimestre pasado. Según ha comunicado la propia compañía, Apple también está reasignando algunos de los chips originalmente destinados para iPads al iPhone para ayudar a satisfacer la demanda. Pero esto significa que los tiempos de espera para que se pueda comprar un iPad podrían ser más largos.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo