¿Por qué Microsoft está invirtiendo 69.000 millones de euros en videojuegos?

La industria está viviendo un nuevo resurgir después de la pandemia.

Incluso para Microsoft, que cuenta con un valor de mercado de más de 2.000 millones de euros, invertir 69.000 millones es mucho dinero. El pasado 18 de febrero, la firma dijo que pagaría esa suma, en efectivo, por Activision Blizzard, un desarrollador de videojuegos. Es, con mucho, la mayor adquisición en la historia de la industria de los videojuegos y la más grande jamás realizada por Microsoft, más del doble del tamaño de su compra en 2016 de LinkedIn, una red social profesional que la gente suele utilizar para buscar trabajo. El movimiento empresarial, que pilló por sorpresa a los observadores de la industria e impulsó el precio de las acciones de Activision Blizzard en un 25%, representa una gran apuesta en el futuro de la diversión.

La industria de los videojuegos está en pleno auge

Los juegos eran un negocio grande y de rápido crecimiento incluso antes de la pandemia. Las restricciones reforzaron su atractivo, tanto para los jugadores experimentados con más tiempo libre como para los iniciados en este mundo y que estaban aburridos. Varias empresas de análisis calculan que los ingresos crecieron un 23 % en 2020, a casi 180.000 millones de euros. Ese crecimiento ha atraído la atención de otros titanes tecnológicos, incluidos Apple, Netflix y Amazon, que no han dudado en sumergirse en el mercado en los últimos años.

Para Microsoft no es nada nuevo

Microsoft ha estado en el negocio durante dos décadas. Gana 15.000 millones de euros al año con los juegos, principalmente gracias a su consola Xbox. Ha realizado una serie de adquisiciones de juegos desde 2014, cuando Satya Nadella, su director ejecutivo, tomó las riendas del sector. Suponiendo que no esté bloqueado por los reguladores, que están observando a las grandes tecnológicas con mucha suspicacia, este acuerdo consolidaría su posición en la industria. Una vez completado en 2023, convertirá a Microsoft en la tercera empresa de videojuegos más grande en ingresos, solo detrás de Tencent, un gigante chino, y Sony, el eterno rival de Microsoft en las videoconsolas.

Las grandes adquisiciones siempre son arriesgadas. Como la mayoría de las empresas, Microsoft tiene un historial irregular. El precio de las acciones de Activision Blizzard cayó alrededor de un 40% entre un pico en a finales de febrero. El número de jugadores ha bajado de 530 millones al mes en 2015 a 390 millones en la actualidad, y algunos juegos recientes han recibido varias críticas. Los más pesimistas podrían argumentar que la empresa está sobrevalorada. Los más optimistas, que ven ingresos anuales de 8.000 millones de euros y márgenes de beneficio neto de alrededor del 30 %, podrían responder que el riesgo sale barato.

Lo más importante es que Activision Blizzard tiene mucho contenido, y en los videojuegos, como en todos los medios, el contenido es el rey. Al igual que el negocio del cine, donde las películas de Star Wars, incluso las malas, son máquinas de hacer dinero, los videojuegos dependen cada vez más de las "franquicias", escenarios o marcas populares que se pueden exprimir para entregas regulares.

Continúa leyendo