Películas profesionales que se rodaron con un teléfono

La calidad de grabación de un teléfono no puede compararse con la de una cámara de cine, pero hay trabajos que demuestran ese potencial.

Resulta asombroso comprobar cuál ha sido el avance en la calidad de las cámaras de los dispositivos móviles. Desde los primeros modelos comerciales, aparecidos hace unos 19 años, hasta ahora, se ha llegado a una calidad fuera de lo común. Y es que no es nada anormal que un teléfono registre vídeo a 4K y a 60 fps. Es lo que ha llevado a que muchos no opten ahora por invertir en una videocámara casera y registren los momentos más especiales con su teléfono. Esto ha llevado a que con un teléfono y poco más se puedan obtener resultados bastante profesionales.

El mundo del cine no ha sido ajeno a esta tendencia. Han existido proyectos en este sentido, el de realizar películas profesionales con un teleéfono móvil. Y puedes llegar a sorprenderte con qué dispositivos. Por ejemplo, Sean Baker rodó la película Tangerine está rodada con un iPhone 5s, un dispositivo que salió a la venta en octubre del año 2013. Es decir, todavía no se había llegado a una calidad tan extrema como la que ofrecen ahora la mayoría de dispositivos. Basta con echar un vistazo para comprobar que se alcanzó un altísimo nivel de calidad. Para conseguir esa visión tan particular se echó mano de un gimbal, un estabilizador, y una lente anamórfica. Este tipo de objetivos comprime de forma horizontal la imagen, para adaptarla mejor al formato cine. Además, se utilizó una app de grabación móvil con funciones avanzadas, pero cuyo precio es bastante económico.

El director Steven Soderbergh tiene una dilatada experiencia a la hora de rodar películas con un teléfono móvil. Un iPhone 7 Plus permitió registrar un thriller espectacular, Unsane, que narra una historia de acoso. De 2019 es High Flying Bird, disponible en Netflix y que fue filmada con un iPhone 8, una lente anamórfica y Filmic Pro como app de grabación, al igual que Tangerine. Y basta con ver, aunque sea el trailer, para comprobar cómo es posible alcanzar un nivel tan alto de calidad con algo que tenemos a mano. No cabe duda de que el  smartphone es el invento del siglo.

 

Las posibilidades del smartphone están demostradas

Los teléfonos móviles con cámara han avanzado con una rapidez asombrosa. Tanto a la hora de realizar fotografías como a la de grabar en video, llegan a unas cotas de calidad que ya son difíciles de superar. Tanto a la hora de incorporar una óptica muy competente, como el desarrollo de software que permite el correcto procesado de imágenes, siempre tenemos la posibilidad de ir un paso más allá. Puede que te cueste entender como puede realizarse una película de cine o de televisión con lo mismo que tú tienes en el bolsillo. Pero no conviene llevarse a engaño, ya que la grabación con el teléfono es solo una parte del proceso. La incorporación de lentes especiales, así como el software necesario para conseguir el efecto deseado dan como resultado obras como las que hemos comentado.

Pero, obviamente, no todo queda en el teléfono. Los diferentes fragmentos pasan luego por un cuidadoso proceso de producción y de montaje, al igual que el audio, que no se registra exclusivamente con la cámara del  teléfono. Una grabación de una película con un teléfono móvil tiene un trabajo ingente, de ahí que se pueda explicar que los resultados sean tan profesionales. Por otro lado, gran parte del éxito de este material reside en un buen guion, que ha llevado a que algunos de estos filmes no solo sean conocidos, sino que hayan sino galardonados en festivales.

Piensa en todas las posibilidades que tu dispositivo tiene. Esto quizás puede animarte a realizar tus propios experimentos, y ver cuánto partido puede sacar algo tan cotidiano como un teléfono. Haz que tu dispositivo no solamente registre eventos familiares o simple curiosidad, la posibilidad de ir un paso más allá es ahora posible. No necesitas gastar demasiado dinero para conseguir los accesorios necesarios y el software que te ayude. Las ganas van de tu parte, porque tu teléfono ya está preparado para dar lo mejor de sí.

Nacho Grosso

Nacho Grosso

Curioso empedernido y procrastinador impenitente.

Continúa leyendo