Vídeo de la semana

¿La telemedicina podría ayudar también al cambio climático? Valoran su alto potencial ecológico

Después del comienzo de la actual pandemia de coronavirus se hizo patente que la telemedicina iba a ocupar un papel muy destacado, como así ha sido. Y los expertos creen que podría ser de utilidad en la lucha contra el cambio climático.

La telemedicina podría ayudar también al cambio climático
Foto: Istock

La telemedicina ha llegado para quedarse. Especialmente después del estallido de la actual pandemia de coronavirus en la que todavía nos encontramos inmersos, ya en el mes de abril del pasado año quedó clara la importancia de que la sanidad pública apueste por el desarrollo de servicios médicos a distancia, y no solo ahora como forma de reducir la sobrecarga asistencial como consecuencia de la COVID-19.

Por ejemplo, durante el confinamiento domiciliario, la pandemia obligó a los especialistas médicos a llevar un seguimiento telefónico de enfermos leves de coronavirus, y se animó a cientos de miles de pacientes a utilizar la telemedicina para consultas de otras patologías leves, evitando con ello acudir de forma presencial a los centros médicos.

Ahora, los expertos se preguntan si la telemedicina podría ser igualmente de utilidad a la hora de luchar contra el cambio climático, considerado como una de las mayores amenazas que la humanidad todavía no ha podido frenar.

Como opinan los especialistas, el potencial de la telemedicina es realmente significativo, ya que ofrece la posibilidad a los médicos tratar a los pacientes en sus domicilios sin que tengan que trasladarse al centro médico. Además, también permite que los médicos y enfermeras puedan trabajar desde casa, lo que supone un ahorro adicional.

Hace poco tiempo, después de la publicación de una investigación en Health Affairs, conocimos que la industria de la salud es considerada como uno de los principales sectores que emiten más carbono del mundo, siendo el responsable de la emisión del 4,5 por ciento de gases de efecto invernadero en todo el mundo.

Según este informe, el sistema de salud de Estados Unidos tiende a generar la mayoría de las emisiones, y alrededor de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la atención médica mundial provienen de este país.

Además, para empeorar un poco más la situación, los investigadores encontraron que, en Estados Unidos, las emisiones del sistema de salud aumentaron un 6 por ciento durante la última década, representando alrededor del 8,5 por ciento de las emisiones totales de gases de efecto invernadero del país.

Acceder a la telemedicina

La misma solución que ofreció a los pacientes y médicos mantenerse conectados durante la pandemia de COVID-19, especialmente durante el confinamiento domiciliario, en la actualidad también está surgiendo entre los especialistas como una manera de disminuir la huella de carbono relacionada con la atención médica.

Por ejemplo, especialmente entre los trabajadores de la salud que viajan hacia su lugar del trabajo, y el transporte tanto de los suministros médicos como de los pacientes, la atención tradicional en persona juega un papel importante en la huella de carbono de este sector.

De ahí que modificar algunos aspectos asociados con la atención médica, a esquemas remotos con la telemedicina, podría ser una solución que ayude a allanar el camino hacia una atención médica ecológica y, a la vez, mucho más amigable para el paciente.

También te puede interesar:

Continúa leyendo