La app de Metaverso permite a los niños entrar en clubes de striptease virtuales

Meta está teniendo problemas con los controles de verificación de edad.

Algunas aplicaciones en el metaverso de realidad virtual son peligrosas para los menores de edad. Hace unas semanas, un investigador que se hizo pasar por una niña de 13 años fue testigo de acoso, violencia sexual, insultos racistas y una amenaza de violación en el Metaverso.

La aplicación establece en 13 años la edad mínima para que un usuario pueda entrar en la plataforma, por lo que este investigador británico se creó un perfil fingiendo tener esa edad y visitó salas de realidad virtual donde los avatares simulaban sexo. Le enseñaron juguetes sexuales y condones, y numerosos hombres adultos se le acercaron y le hicieron comentarios explícitos.

Acoso sexual explícito

El metaverso es el nombre que se le da a los juegos y experiencias a los que acceden las personas que usan cascos de realidad virtual. La tecnología, anteriormente limitada a los juegos, podría adaptarse para su uso en muchas otras áreas, desde el trabajo hasta el entretenimiento, pero también en conciertos, series y películas.

Mark Zuckerberg cree que podría ser el futuro de Internet; tanto es así que hace solo unos meses cambió el nombre de Facebook a Meta, y la compañía invirtió miles de millones en el desarrollo de sus auriculares Oculus Quest, con los que los usuarios pueden entrar en el metaverso y vivir su experiencia visual y auditiva dentro de él.

Se cree que esos auriculares, ahora rebautizados como Meta Quest, tienen hasta el 75% de la participación de mercado. Fue uno de estos auriculares los que utilizó el investigador para explorar la aplicación y parte del metaverso. La aplicación, llamada VRChat, es una plataforma virtual online en la que los usuarios pueden entrar previa creación de un avatar personalizado en 3D.

Si bien no está creado y desarrollado por por Facebook, se puede descargar desde una appstore en los auricular Meta Quest de Facebook, sin ningún tipo de control de verificación de edad, y con el único requisito de tener una cuenta de Facebook (o Meta). Dentro del VRChat, hay salas donde los usuarios pueden reunirse: algunas son inocentes y cotidianas, como un restaurante McDonald's, por ejemplo, pero también hay clubes de striptease y bailes en barra.

En el mundo virtual, los niños se mezclan libremente con los adultos. Un hombre le dijo al investigador que los avatares pueden "desnudarse y hacer cosas indescriptibles". Otros hablaron de "juegos de roles eróticos". Tras la investigación de la NSPCC (Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad hacia los Niños), el organismo dijo que las mejoras en la seguridad online son una cuestión de urgencia.

“Son niños expuestos a experiencias completamente inapropiadas, realmente increíblemente dañinas”, declararon desde la NSPCC, que creen que las empresas de tecnología han aprendido poco de los errores cometidos con la primera generación de redes sociales, y argumentan que el metaverso es un producto que es peligroso por diseño, debido a la supervisión y la negligencia. “Estamos viendo productos lanzados sin ninguna sugerencia de que se haya considerado la seguridad de los menores".

Continúa leyendo