Estos son los nuevos métodos con los que los científicos están buscando vida extraterrestre

De momento no hay indicios de vida inteligente fuera de nuestro planeta.

¿Estamos solos? Esta es una pregunta que el ser humano lleva haciéndose miles de años. ¿Hay alguien más en el cielo hacia el que miramos? Desde hace décadas los científicos han estado intentando arrojar luz sobre esta cuestión poniendo al servicio de la exploración y el análisis espacial la última tecnología de cada época histórica.

Quizá, quienes más se han acercado han sido los investigadores del proyecto SETI, que empezaron a investigar el espacio profundo en los años 60. Sin embargo, la primera incursión en la búsqueda de inteligencia extraterrestre provocó un creciente interés y un aumento de los esfuerzos para intentar contactar con otras criaturas inteligentes entre las estrellas. Y ahora, con los recientes descubrimientos en astronomía, las nuevas tecnologías y una avalancha de inversión privada, el viejo proyecto SETI está en pleno renacimiento.

Encontrar vida más allá de las estrellas

Telescopios más grandes y más potentes que los de hace unos años están sondeando profundamente el cielo nocturno. Las herramientas computacionales más sofisticadas están analizando conjuntos de datos masivos en un número cada vez mayor de estrellas y en una variedad más amplia de frecuencias. Los observatorios de todo el mundo están realizando observaciones periódicas para realizar la búsqueda más exhaustiva y completa de extraterrestres que se haya llevado a cabo hasta el momento.

Hasta ahora, los científicos del proyecto SETI no han encontrado nada más que silencio e interferencias de radio. Aun así, no se desaniman. Han rastreado solo una pequeña fracción de la galaxia, y el poder de observación colectivo de SETI hará que los científicos tengan 1000 veces más probabilidades de encontrar vida extraterrestre durante esta década que en la pasada.

Los ojos puestos en el cielo

Durante décadas, la búsqueda de extraterrestres se quedó aparcada por la falta de financiación de los gobiernos y los conflictos como la Guerra Fría. Pero ahora eso está cambiando a medida que evoluciona nuestra comprensión del universo. Para encontrar civilizaciones muy avanzadas hay que escudriñar muy bien el firmamento, y muchos expertos especulan con la posibilidad de que algunos extraterrestres puedan estar muy avanzados tecnológicamente y lograr pasar inadvertidos ante nuestra precaria tecnología.

Para encontrar civilizaciones alienígenas que trabajen con equipos de radio más modestos y comparables a los nuestros, los científicos están buscando en estrellas cercanas, que están en posiciones relativas a la Tierra y permitirían a cualquier extraterrestre ver a la Tierra orbitando alrededor del sol de la misma manera que los telescopios terrestres detectan nuevos planetas. Por lo tanto, esos extraterrestres podrían descubrir la presencia de la Tierra e intentar contactarnos con algún tipo de mensaje.

Lamentablemente, por el momento no se ha encontrado ningún tipo de indicio que apunte a la posibilidad real de que exista vida inteligente más allá de nuestro planeta. En el proyecto SETI, el desafío constante es idear técnicas para distinguir mejor las potenciales señales alienígenas de las interferencias de radio producidas por la propia tecnología terrestre.  Los científicos generalmente buscan el mismo tipo de transmisiones de radio ajustadas y bien definidas que produce la electrónica humana.

REFERENCIAS:

Search for Extra Terrestrial Intelligence project.

Continúa leyendo