Este software recetaba demasiados opioides porque una farmacéutica lo manipuló

Una compañía farmacéutica ha sobornado a una empresa de software para que sus algoritmos prescriban en mayores dosis sus analgésicos, incluso cuando no era estrictamente necesario.

Software médico
iStock

A fin de agilizar la gestión de los tratamientos médicos de sus pacientes, algunos hospitales han contratado un software desarrollado por la startup Practice Fusion. Mediante el uso de algoritmos, el software estimaba el tipo de fármacos y la dosis ideal para ser suministrada en cada caso. 

Con sede en San Francisco, Practice Fusion fue creada en 2005 y se había vuelto muy popular entre los médicos porque el software que ofrecían era gratuito: solo mostraba publicidad como forma de rentabilizarse. Gracias a él, decenas de miles de facultativos podían administrar decenas de millones de registros de pacientes

Sin embargo, cuando el software empezó a recomendar la prescripción de más analgésicos de lo habitual, algunos facultativos sospecharon que algo no funcionaba bien. 

Finalmente, tras analizarse el software, se descubrió que no albergaba ningún error, al menos no fortuito: su sesgo a la hora de recetar analgésicos era deliberado

Como ha informado el Departamento de Justicia de Estados Unidos, fue una compañía farmacéutica, Purdue Pharma Inc, la que había sobornado a Practice Fusion a fin de que modificara su algoritmo y su interfaz. Algo que había ocurrido en la versión del software que se utilizó desde 2016 hasta inicios de 2019.

De esta forma, la compañía pretendía aumentar los beneficios en la venta de sus opiodes, fármacos conocidos por sus propiedades efectivas analgésicas para aliviar el dolor

El problema de los opioides 

Cuando el médico abría el programa para gestionar el registro de salud del paciente, una ventana emergente aparecía y preguntaba sobre el nivel de dolor del paciente (algo que sucedía sobre todo en quienes aún no tenían recetados opioides). Tras responderse a la pregunta, el software sugería entonces la prescripción de opioides. 

Si el facultativo aceptaba la sugerencia, entonces el software desplegaba automáticamente un plan de tratamiento con la cantidad y el tiempo de uso del opioide para aliviar el dolor de la forma más eficaz. El tiempo sugerido tendía a ser más extenso de lo habitual. También se tendía a recetar este opioide en particular, que podía ser usado para tratar el dolor causado por el cáncer, los traumatismos o una cirugía mayor, frente a otros productos menos rentables para la compañía farmacéutica

A cambio de una multa de 145 millones de dólares, se han evitado posibles sanciones civiles y penales, aunque el caso reviste una especial gravedad habida cuenta del problema de adicción a los opioides que ya presenta gran parte de la población estadounidense

De hecho, hay más estadounidenses tomando analgésicos que fumando. Se extienden más de 300 millones recetas de fármacos de este tipo al año y casi dos millones de personas del país son dependientes. El mayor problema, sin embargo, son las muertes por sobredosis, pues algunas estimaciones hablan de decenas de miles al año. Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, un promedio de 115 estadounidenses murió de una sobredosis de opioides cada día entre 1999 y 2016. En 2017 el presidente Donald Trump declaró que la epidemia de abuso de opioides era una emergencia de salud pública nacional. 

Continúa leyendo