Este es el toque de atención que le ha dado Alemania a Whatsapp por posibles violaciones de privacidad

Facebook se encuentra en medio de una grave crisis de reputación.

El principal regulador de la protección de datos de los usuarios de Facebook (y todos sus productos asociados) en Alemania ha prohibido a la red social utilizar los datos de todos sus clientes de WhatsApp. Esta medida continúa con la controversia de los últimos términos de privacidad lanzados por la aplicación de mensajería, y que la autoridad cree que son completamente ilegales.

Posible violación de la privacidad

La medida sigue a los recientes debates desatados en varias zonas del país, como en la ciudad de Hamburgo, después de que WhatsApp pidiera a los usuarios que aceptaran los nuevos términos o se quedarían sin poder seguir utilizando la aplicación. La alarma saltó en el organismo que vela por los derechos de privacidad de los usuarios, ya que en toda Alemania, son casi 60 millones los usuarios que utilizan WhatsApp.

El jefe de la Autoridad de Protección de Datos en Hamburgo, Johannes Caspar, declaró después de que Whatsapp lanzase su nuevo paquete de términos de privacidad actualizados, que esa orden buscaba vulnerar los derechos y libertades de los muchos millones de usuarios que dan su consentimiento a los términos de privacidad, y que pueden estar siendo víctimas de violaciones de sus derechos como consumidores y usuarios de la plataforma.

El regulador aseguró que desde su oficina se trataría por todos los medios, no solo proteger la privacidad de los usuarios, sino también evitar el uso de datos sin consentimiento, entre otras cosas "para influir en las decisiones de los votantes de manipular las opciones democráticas".

El organismo regulador ahora presentará el caso ante el Comité Europeo de Protección de Datos, el organismo responsable de hacer cumplir la legislación en toda la Unión Europea. WhatsApp, que es propiedad de Facebook, ha acusado a la autoridad de protección de datos de Hamburgo de malinterpretar el propósito de la actualización y afirma que no había una base legítima para la prohibición.

La aplicación de mensajería defendió los términos de privacidad más recientes, diciendo que no afectarán, de ningún modo, a la confidencialidad de los mensajes intercambiados con amigos y familiares, y reconoce que su objetivo principal fue ayudar a las empresas a comunicarse mejor con sus clientes a través de la plataforma, en particular para permitirles vender sus productos directamente mediante la aplicación.

Un portavoz de WhatsApp en seguida hizo una declaración pública asegurando que, como las afirmaciones del organismo de protección de datos eran incorrectas, la orden no afectaría a la actualización. También remarcó que la empresa seguiría totalmente comprometida con las comunicaciones seguras y privadas para todos sus usuarios.

La acción reguladora ha abierto un nuevo frente en Alemania sobre las políticas de privacidad de Facebook, con su regulador antimonopolio nacional librando una batalla legal sobre las prácticas de datos que, según dice, equivalen a un abuso del dominio del mercado. Desde 2018, la privacidad de diversas aplicaciones online en Europa está sujeta al Reglamento General de Protección de Datos (GDPR). Según estas reglas, Irlanda supervisa Facebook porque allí se encuentra la sede europea de la empresa.

Continúa leyendo