Este es el superordenador más potente del mundo

Con la espectacular cifra de 415,5 petaflops, Fugaku se ha convertido en el superordenador más rápido de todo el planeta.

El superordenador japonés Fugaku, desarrollado por Fujitsu y el Instituto de Investigación Riken de Japón, ha sido nombrado como el ordenador más rápido del mundo en la clasificación bianual TOP500, lo que marca el regreso de un superordenador japonés al primer puesto después de nueve años, superando a sus homólogos estadounidenses y chinos. También es la primera vez que un supercomputador basado en procesadores ARM encabeza la lista.


Este tipo de superordenadores se utilizan para realizar tareas muy complicadas, como la mecánica cuántica, el pronóstico del tiempo, las exploraciones espaciales, etc., que requieren cálculos especializados de alto rendimiento. En este caso, Fugaku está operando en fase de prueba para buscar potenciales fármacos con los que tratar la COVID-19 y analizar qué impacto tendría en el cuerpo humano el tratamiento con estos medicamentos.


Nº1 en el ranking del TOP500

La última vez que un superordenador con sede en Japón consiguió la primera posición fue en 2011, también desarrollada por Riken y Fujitsu. Se conoce como "supercomputadora K". A Fugaku le siguen dos superordenadores de Estados Unidos y dos de China.

 

Las características de Fugaku

Fugaku funciona con el SoC A64FX de 48 núcleos de Fujitsu y es 2,8 veces más rápido que el superordenador Summit de IBM, que ocupa el segundo lugar en la lista Top500 de este año. El superordenador japonés también ha alcanzado los primeros puestos en otras publicaciones como Graph 500, HPL-AI y HPCG.

La máquina obtuvo un rendimiento de 415,5 petaFLOPS, desbancando, con creces, al segundo dispositivo más veloz, Summit (instalado en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge en EE.UU), con un rendimiento de 148,8 petaflops.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo