Este es el reloj inteligente que producía quemaduras en la piel y ha sido retirado

La compañía ha intentado solventar el incidente lo más rápidamente posible.

Fitbit ha retirado uno de sus relojes inteligentes de seguimiento de actividad física debido al riesgo de que se sobrecaliente y provoque quemaduras en la piel de los usuarios.

La compañía, ahora propiedad de Google, ha asegurado que había emitido la orden de retiro voluntario del reloj Fitbit Ionic tras comprobar que algunas partidas eran defectuosas y podían llegar a provocar quemaduras debido al sobrecalentamiento del dispositivo. Tras admitir su error y pedir disculpas, la empresa anunció que le haría a los afectados que compraron el dispositivo un reembolso de 250 euros y les aplicaría un descuento de hasta el 20% si finalmente decidían comprar otro dispositivo para reemplazar al defectuoso.

Quemaduras en la piel

El modelo Fitbit Ionic afectado se fabricó entre 2017 y 2020, y alrededor de 1,7 millones de ellos se vendieron en decenas de países de todo el mundo. Ninguno de los otros rastreadores de actividad física se han visto afectados por este fallo, y se cree que únicamente ha sido un lote el afectado por el fallo.

Fitbit había recibido más de 170 informes de sobrecalentamiento de la batería de litio en su reloj Ionic, según la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de los Estados Unidos (CPSC). La CPSC dijo que estaba al tanto de 78 informes de lesiones por quemaduras en el país, incluidos dos informes de quemaduras de tercer grado provocadas por el sobrecalentamiento de la batería.

Una quemadura de tercer grado es una quemadura grave que destruye la piel y puede dañar el tejido subyacente. A menudo requiere un injerto de piel sintética. La CPSC ha llegado a confirmar otras 40 de esas lesiones por quemaduras a nivel internacional, sobre todo en el Reino Unido y en distintos países de Europa como Suecia o Francia.

En un comunicado, Fitbit afirmó que la seguridad del cliente es siempre la principal prioridad para la empresa y, por precaución, anunció que retirarían voluntariamente los relojes inteligentes Fitbit Ionic afectados por este fallo, además de intentar compensar a todos los clientes afectados.

Aun así, la empresa se esforzó por poner en perspectiva los datos de sus dispositivos defectuosos, afirmando que la cantidad de informes sobre el sobrecalentamiento de los relojes representaba menos del 0,01% de las unidades vendidas en todo el mundo.

No es un problema nuevo

En 2019 un informe interno de la compañía explicaba cómo un hombre afirmaba que se despertó en mitad de la noche con un intenso dolor en la muñeca. Contó que su rastreador de actividad Fitbit le estaba quemando la piel, lo que fue confirmado por el personal sanitario del hospital al que acudió ese mismo día. El usuario tenía quemaduras de tercer grado y necesitó cirugía para restablecer los trozos de piel que se le habían quemado por el sobrecalentamiento de la batería de litio de su dispositivo.

Los rastreadores de actividad no solo emiten radiación que puede ser dañina para la salud a largo plazo, sino que también existen algunas consecuencias potencialmente peligrosas que pueden producirse debido al mal funcionamiento de la batería del dispositivo.

Continúa leyendo