Este es el fallo que ha obligado a Tesla a retirar 12.000 coches del mercado

La marca se enfrenta a una grave crisis de reputación.

Tesla está viéndose obligada a retirar del mercado en torno a 12.000 vehículos vendidos desde 2017 en Estados Unidos, ya que  un error interno en los coches puede causar una advertencia falsa de colisión frontal o una activación inesperada de los frenos de emergencia tal y como ha anunciado la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras del país americano.

El fabricante de automóviles ya ha confirmado la retirada del mercado de casi 12.000 unidades de los modelos S, X, 3 e Y. Por supuesto, también ha solicitado una actualización de software para los vehículos, instalando la nueva versión 10.3 Full-Self Driving (FSD) (Beta).

Un error en la instalación

Por el momento, en Europa no se están detectando este tipo de problemas, pero la empresa también ha abierto una investigación para intentar solventar el problema y evitar que sus clientes sufran las consecuencias de un fallo de instalación que únicamente corresponde a la compañía.

FSD es un sistema avanzado de asistencia al conductor que maneja algunas tareas en la conducción, pero Tesla dice que no hace que los vehículos sean autónomos. La investigación interna asegura que Tesla desinstaló el FSD 10.3 después de recibir informes de activación inadvertida del sistema automático de frenado de emergencia, y luego actualizó el software y lanzó la versión 10.3.1 de FSD únicamente para los vehículos afectados.

La compañía comenta que continuará sus investigaciones para garantizar que cualquier defecto de seguridad sea reconocido y abordado de inmediato. La retirada está teniendo lugar después de que el gobierno de EEUU le preguntara el mes pasado a Tesla por qué no había emitido una orden de retiro del mercado para abordar las actualizaciones de software realizadas en su sistema de asistencia al conductor Autopilot para mejorar la capacidad de los vehículos de detectar vehículos de emergencia.

Tesla aseguró entonces que el problema está provocado por una desconexión de la comunicación del software entre dos chips integrados que eventualmente puede provocar un problema que podría producir "detecciones erróneas de vehículos y objetos que el ordenador de los coches interpreta como obstáculos, por lo que avisa de un riesgo inminente de colisión".

Si el sistema de frenado automático de emergencia se activa inesperadamente mientras se conduce, podría aumentar el riesgo de una colisión por alcance, dijo Tesla, pero agregó que no estaba al tanto de choques o lesiones relacionadas con este problema, e insistió en que ya lo está solucionando.

El 25 de noviembre, Tesla comenzó a implementar la actualización de software inalámbrica y volvió a habilitar las funciones FCW y AEB en los vehículos con la actualización. La empresa anunció que hasta el 29 de noviembre, más del 99,8% de los vehículos, es decir, todos menos 17, habían instalado la nueva actualización y no era necesario realizar ninguna otra acción.

La agencia de seguridad automotriz de EE UU también le preguntó a Tesla el pasado noviembre sobre su "Autosteer en las calles de la ciudad", al que la compañía también se refiere como FSD, y expresó su preocupación sobre los numerosos partes de errores que están haciendo llegar los conductores de los vehículos de la conocida marca.

Continúa leyendo