Esta es la razón de que los mecheros de plasma son mejores que los comunes

A diferencia de los mecheros más comunes, los encendedores de plasma no dependen del gas para crear una llama, sino que usan el cuarto estado de la materia.

Mechero de plasma
iStock

Usar encendedores de plasma en lugar de encendedores de butano tradicionales es la forma más ecológica de obtener una chispa instantánea. En primer lugar porque, con el tiempo, a medida que el gas butano dentro del depósito del encendedor se agota, es probable que este termine en un vertedero.

Además, estos encendedores de plasma no producen carbonización; pueden encenderse desde prácticamente cualquier posición, incluso verticalmente; y solo tienen que ser cargado cuando se agotan para continuar usándose una y otra vez.

El uso de mecheros de plasma se remonta a un proyecto de micromecenazgo del portal Kickstarter del año 2015 para desarrollar una versión comercial atractiva para el consumidor.

ArcLighter

Ese primer modelo para Kickstarter, llamado Illume ArcLighter, fue diseñado como un encendedor electrónico sin llama que guardaba cierta similitud a un vapeador o cigarrillo electrónico. Su nombre (que podemos traducir como "arco de luz") hace referencia al arco eléctrico de alta intensidad que se crea en la punta del encendedor, gracias a la potencia del plasma.

Un encendedor típico de estas características tarda una hora en cargarse a través de USB y la duración estimada de la batería es de poco más de 4 minutos discontinuados, lo que se resume entre 50 y 100 encendidos. Es poco tiempo de autonomía, pero la ventaja es que puede recargarse indefinidamente.

Cinco años más tarde, la compañía responsable del Illume ArcLighter abrió su propia tienda, añadiendo a su catálogo un nuevo encendedor de plasma de bolsillo, y ahora muchos competidores están fabricando y vendiendo online productos similares.

Además, para muchos consumidores usar el mechero de plasma les hace sentir casi como si emplearan un sable láser Jedi de la saga galáctica Star Wars, y no solo debido al aspecto del arco de luz: el plasma es uno de los cuatro tipos básicos de materia (además del líquido, el sólido y el gas), y también es el más misterioso.

Con todo, el plasma abunda en el universo. Según ITER, un proyecto internacional de investigación e ingeniería de fusión nuclear con sede en Francia, el 99,99 % de toda la materia en el universo visible, incluyendo las estrellas y la materia intergaláctica, se encuentra en un estado de plasma.

En líquidos, gases y sólidos, los núcleos de átomos y electrones están estrechamente relacionados, pero en un plasma, los electrones se despojan de sus átomos en condiciones de temperatura variable. Esa disociación crea un gas ionizado con propiedades muy distintas a las de la materia gaseosa típica. A diferencia de los gases, según el ITER, el plasma es un gran conductor eléctrico que puede ser generado gracias a campos magnéticos. Así pues, es similar al estado gaseoso pero determinada proporción de sus partículas están cargadas eléctricamente (ionizadas) y no poseen equilibrio electromagnético

En el caso de los encendedores de plasma, una corriente eléctrica de alto voltaje pasa entre dos nodos para crear un arco de plasma. El principio se parece al de la creación de un rayo en una tormenta. O el del sable láser de un Jedi de bolsillo.

Sergio Parra

Sergio Parra

Científico, letraherido, hiperestésico, idiota en el sentido ateniense de la palabra, aún sigo buscando la ballena blanca a sabiendas de que no existe.

Continúa leyendo