Esta es la empresa china que ha vetado EEUU por sospechas de espionaje

La compañía asiática estaba realizando prácticas ilegales.

China Unicom se ha convertido en el último gigante empresarial chino de las telecomunicaciones en ser expulsado de los Estados Unidos debido a serias sospechas y preocupaciones significativas de posibles violaciones de la seguridad nacional y diversas prácticas relacionadas con el espionaje empresarial.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) aseguró hace unas semanas, a través de un comunicado, que votó unánimemente para revocar la autorización para que la unidad estadounidense de la compañía opere en el territorio nacional. La empresa, por lo tanto debe dejar de prestar servicios de telecomunicaciones en Estados Unidos en un plazo máximo de 60 días.

Ya hay precedente con otra empresa

El anuncio se ha producido justo después de que a su rival más grande, China Telecom, se le revocara el pasado mes de octubre su licencia para operar en Estados Unidos. La presidenta de la FCC, Jessica Rosenworcel, aseguró entonces que había habido una creciente evidencia, y con ella, una creciente preocupación, de que los operadores estatales chinos representaban una amenaza real para la seguridad de las redes de telecomunicaciones estadounidenses.

China Unicom lanzó inmediatamente un comunicado asegurando que sus actividades en suelo estadounidense están avaladas por un buen historial de cumplimiento de las leyes y regulaciones pertinentes, además de una provisión de servicios y soluciones de telecomunicaciones eficaz que siempre ha satisfecho las expectativas de sus miles de clientes.

Rozando el conflicto diplomático

Las empresas chinas de tecnología y telecomunicaciones han sido atacadas en los últimos años por las autoridades estadounidenses por motivos de seguridad nacional. En noviembre, el presidente Joe Biden firmó una ley que impide que las empresas consideradas una amenaza para la seguridad reciban nuevas licencias para operar en el terreno de las telecomunicaciones.

Según la Ley de Equipo Seguro, la FCC ya no debería revisar las solicitudes de las empresas consideradas una amenaza. Esto significa que empresas tan importantes como Huawei o ZTE (todas ellas chinas) no se pueden contratar para instalar redes de telecomunicaciones en Estados Unidos.

Durante el pasado mes de noviembre el gobierno de Estados Unidos agregó una docena más de empresas chinas a su lista de comercio restringido, citando preocupaciones de seguridad nacional y política exterior. Entonces Washington aseguró que algunas de las empresas están ayudando a desarrollar el programa de computación cuántica del ejército chino y, por lo tanto, suponen una amenaza directa a los intereses económicos, militares y geoestratégicos del país.

Unas semanas después, Washington revocó la licencia estadounidense de China Telecom, citando las mismas preocupaciones de seguridad nacional. Varios funcionarios estadounidenses han asegurado que el control de la compañía por parte del gobierno chino le dio la oportunidad de acceder, almacenar, interrumpir y/o desviar las comunicaciones que se producían en el país. Esto, a su vez, podría permitirle a China participar en actividades relacionadas con el espionaje y otras prácticas dañinas contra la integridad de los Estados Unidos. Sin embargo, tras las preocupaciones de seguridad se encuentra la guerra comercial en la que ambos países están inmersas.

Continúa leyendo