Esta era la tecnología a bordo del Apolo 11 y que nos llevó a la Luna

En julio se cumplirán 52 años de la llegada. de los humanos a la Luna. ¿Cómo llegamos allí?

Queda un mes para que le llegada de los humanos a la Luna cumpla su 52 aniversario. Un hecho histórico que se llevaba persiguiendo desde más de una década atrás. Los Estados Unidos se adelantaron a la Unión Soviética en una carrera espacial de vértigo. Pero lo que resulta sorprendente si echamos la vista atrás es que la tecnología que puso a 2 hombres en nuestro satélite mientras otro orbitaba, esté a años luz de la que posee ahora mismo un smartphone.

¿Por qué fue revolucionaria la tecnología del Apolo 11?

A pesar del increíble abismo tecnológico de esa misión con la que disfrutamos actualmente, el Apolo 11 tuvo relevancia por poseer ordenadores que usaron los microchips. El estreno de estos componentes tuvo lugar en la historia en esta misión, y vino a sustituir a las válvulas como elemento de los ordenadores. Todavía quedaba una década para que los ordenadores domésticos comenzaran a inundar los hogares. Hasta entonces, los ordenadores ocupaban salas enteras y tenían un consumo energético elevado.

Para hacernos una idea de cómo estaba la tecnología si la comparamos con la actual, el ordenador que controlaba el módulo de mando, tenía una memoria RAM de 4 kb y 32 kb de ROM. Piensa que tu teléfono móvil contará probablemente con 2 GB de memoria RAM, y que tu ordenador portátil, entre 4 y 8 GB. Pero no conviene desdeñar lo que los ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts consiguieron. El ordenador pesaba solamente 32 kilos y costaba 150.000 dólares de 1969. Actualmente esa cantidad equivale a 1.110.000 dólares.

Pero un ordenador sin un sistema operativo ni programas no sirve de nada. De ello se encargó la ingeniera de software Margaret Hamilton, capaz de poner en marcha los mecanismos necesarios para que todo funcionase. El diseño contó con una perspectiva muy inteligente, una máquina funcionando al 85% de su capacidad. El resto de preservó como margen de seguridad, ya que no se sabia exactamente cómo el ordenador se iba a comportar en vuelo. La manera en la que esta ingeniera ideó el software partió de la base de un sistema robusto y muy jerarquizado, de tal forma que si algún proceso colapsaba, la computadora era capaz de tomar una decisión segura. De hecho, durante la fase final, el ordenador reportó 2 fallos, con códigos 1201 y 1202. Pero la genial idea de la jerarquización consiguió que el descenso se desarrollara sin más inconvenientes y con seguridad.

La tecnología del Apolo 11 en perspectiva

Aunque se pueda llegar a pensar que la tecnología del Apolo 11 es casi de juguete comparándola con la de la actualidad, nada hay mas alejado de la realidad. Las misiones Apolo se adelantaron a su tiempo en lo que respecta a la tecnología. Lo que hay puede parecer sencillo, de hecho 50 años después sigue sin serlo, en los años 60 supuso un reto que implicó a multitud de equipos. El éxito de la misión se debió a muchos factores, entre ellos la altísima formación de ingenieros, matemáticos, diseñadores, además de la gran formación que poseían aquellos 3 hombres. Poner un objeto tripulado en el satélite y regresar con vida se demostró como algo posible.

Lo que hoy vemos como algo cotidiano, por ejemplo, descargar una app, es fruto en gran parte a que aquellos hombres y mujeres superaron una enorme cantidad de retos y supieron dar respuesta a todos los inconvenientes que se presentaron. El teléfono móvil desde el cual lees este artículo es bastante más potente que el Apollo Guidance Computer, pero constaba de una pantalla minúscula y de un teclado numérico. La secuencia de acciones se realizaba mediante una secuencia de 2 dígitos, cada una de las cuáles daba una orden. 

Aunque pensemos que la llegada del ser humano a la Luna fue la culminación de años de trabajo, no debemos olvidar que el impacto que supuso continúa vigente 52 años más tarde. Y continuará haciéndolo por generaciones enteras.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo