Error de verificación por redundancia cíclica: cómo solucionarlo

En algunas ocasiones Windows nos informa de la existencia de un error de verificación por redundancia cíclica, lo que en un primer momento para alarmar a la mayoría de los usuarios, principalmente por no saber cuál es y dónde está el problema. Sin embargo, cuando aparece, significa que existe algún problema con el disco duro o con los archivos. Te explicamos cómo podrías solucionarlo.

Error de verificación por redundancia cíclica
Foto: Istock

La verificación de redundancia cíclica (CRC) consiste en un método de verificación de datos que nuestro ordenador utiliza para verificar la precisión de los datos presente en los discos, desde unidades de discos duros a discos ópticos, como podría ser el caso de un CD o un DVD. De esta forma, es útil para detectar cambios accidentales en los datos que no han sido procesados.

Sin embargo, en ocasiones puede producirse un error de verificación por redundancia cíclica, el cual puede surgir como consecuencia de daños en el disco duro, archivos de registros corruptos, archivos incorrectamente configurados, la instalación incorrecta de un determinado programa o cuando existe un punto defectuoso en el dispositivo.

Aún cuando, como vemos, se trata originalmente de una incidencia con una causa específica, el error es un problema grave, que debe ser resuelto rápidamente para evitar fallos en el sistema. Y lo que es aún más importante: reducir el riesgo de que pueda producirse una pérdida de datos.

Los errores de verificación por redundancia cíclica que pueden surgir suelen ser: error de datos de la unidad no accesible (verificación de redundancia cíclica); error de datos (CRC) en Outlook debido a una carpeta personal dañada; o bien el error de comprobación de redundancia cíclica en un disco óptico.

Por suerte, hay pocas opciones disponibles para resolver este tipo de problemas. Y te explicamos qué puedes hacer si surge alguno de ellos.

¿Cómo solucionar el error de verificación por redundancia cíclica?

Ejecutando la utilidad CHKDSK

CHKDSK consiste en una utilidad integrada en Windows que escanea y repara los errores de la unidad, siendo capaz de encontrar y reparar una serie de pequeños errores, además de corrupciones de archivos que podrían ser los verdaderos culpables del error de redundancia cíclica.

Para abrirlo, únicamente debemos dirigirnos a la unidad que deseamos verificar, haciendo clic derecho sobre la unidad en cuestión, y luego pulsamos sobre Propiedades, Herramientas, y en la pestaña Comprobación de errores hacemos clic sobre Comprobar ahora. Escogemos si deseamos que la utilidad lleve a cabo una exploración básica o una exploración avanzada (la cual podría llegar a tardar algunas horas, mientras que la opción básica tarda entre 15 a 20 minutos como mucho). 

Para que el escaneo comience, es necesario reiniciar el ordenador. Eso sí, en caso de que sospechemos que el error puede venir originalmente de nuestro disco duro, es conveniente hacer una copia de seguridad de los datos antes de proceder a ejecutar el análisis.

Esperamos a que la utilidad acabe con el escaneo. Luego, la aplicación nos ofrecerá un informe y reiniciará el ordenador. En caso de que CHKDSK pueda ser capaz de solucionar el problema, la utilidad lo hará. No obstante, si durante el proceso de reparación la utilidad se bloquea y / o no termina el proceso, es posible que la cantidad de archivos dañados sea muy elevada, por lo que CHKDSK simplemente no será capaz de repararlos. 

En caso de que esto ocurra, no queda otra que probar cualquier otra utilidad de análisis y reparación de discos fabricados por terceros. O, bien, cambiar la unidad que se haya estropeado.

Ejecutando SFC Scan

SFC son las siglas de System File Checker, una utilidad que se usa para la reparación de archivos del sistema de Windows, incluidos archivos de registro o archivos DLL. Esta opción es muy útil cuando un sistema de archivos corrupto, o algún archivo de registro en sí, sea el culpable del error de redundancia cíclica.

Esta utilidad es capaz de encontrar el problema existente en el archivo y reemplazarlo por uno nuevo. El proceso tiende a tardar entre 5 a 20 minutos, lo que dependerá del tamaño y del volumen de los archivos a analizar.

Para ejecutar este escaneo, debemos conectar la unidad de almacenamiento que deseemos analizar, pulsamos en el icono de Windows para abrir la barra de búsqueda, y en ese apartado escribimos cmd. Luego, hacemos clic derecho en Símbolo del sistema y seleccionamos la opción Ejecutar como administrador. Ahora, en la ventana de cmd, escribimos sfc / scannow y presionamos el botón Enter. El escaneo empezará inmediatamente.

Una vez haya finalizado, debemos reiniciar el ordenador e intentar acceder a los archivos desde el medio de almacenamiento. En caso de que el problema persista, la única opción que nos queda es utilizar una herramienta de recuperación de datos desarrollada por un tercero.

Continúa leyendo