RoboBee, el robot que se comporta como un insecto

Mide 3 centímetros, pesa 80 miligramos y su programación imita el funcionamiento del cerebro de estos pequeños animales invertebrados.

También te puede interesar: Crean un nanorobot de ADN que camina y lleva moléculas

Estos pequeños robots insecto podrán usarse, así, para explorar entornos hostiles y complejos con autonomía, dentro y fuera de nuestro planeta.

El primero de su generación, llamado RoboBee, mide solo 3 centímetros y pesa 80 miligramos y está equipado con varios sensores de visión, flujo óptico y movimiento.

Pero, por el momento, RoboBee permanece conectado a una fuente de energía. Los investigadores están trabajando, eso sí, para que pronto nuevas fuentes de energía le conviertan en un robot más autónomo y adaptable a entornos complejos. Todo ello, manteniendo su pequeño tamaño y peso.

La profesora de ingeniería mecánica y aeroespacial y directora del Laboratorio de Sistemas Inteligentes y Controles, Silvia Ferrari, lo ha explicado en un comunicado: "Estamos desarrollando sensores y algoritmos para permitir que RoboBee evite perder el control o, si se bloquea, sobreviva y siga volando", explica Ferrari.

Gracias a que los chips requieren mucha menos energía que los procesadores tradicionales, los ingenieros pueden introducir más datos en la misma carga útil.

Para acelerar el desarrollo de los algoritmos basados ​​en eventos, un estudiante de doctorado en el laboratorio de Ferrari, Taylor Clawson, desarrolló un simulador virtual que puede predecir con precisión los movimientos de RoboBee durante los vuelos a través de entornos complejos. Para ello, utilizó una programación inspirada en la biología de una red neuronal, que es capaz de aprender a tiempo real.

Además de una mayor autonomía y resistencia, Ferrari añade que su laboratorio planea ayudar a equipar a RoboBee con nuevos microdispositivos como una cámara, antenas expandidas para retroalimentación táctil, sensores de contacto en los pies del robot y sensores de flujo de aire, con el aspecto de pequeños pelos.

 

Referencias: Universidad Cornell, Nueva York.

Etiquetas: cienciatecnología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS