El replicador de Star Trek ya es una realidad

Más o menos. Se trata de una nueva impresora 3D que emplea la luz para transformar líquidos pegajosos en objetos sólidos complejos en apenas unos minutos.

Las impresoras 3D funcionan imprimiendo laboriosamente los objetos capa por capa, ¿verdad? Para objetos más grandes, dicho proceso puede llevar horas o incluso días. Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de California en Berkeley (EE. UU.) ha encontrado un atajo: una impresora que puede fabricar objetos de una sola vez con luz, y que podría, potencialmente, revolucionar la tecnología de fabricación rápida.

 

La investigación, publicada en la revista Science, describe una  impresora que los investigadores apodaron "replicador" en honor al dispositivo a Star Trek que crea -y recicla- objetos.

 

¿Cómo funciona?



El nuevo dispositivo funciona más como una tomografía computarizada (TC) que una impresora 3D convencional. Así procede: construye una imagen en 3D al escanear un objeto desde múltiples ángulos, luego lo proyecta en un tubo de resina sintética que se solidifica cuando se expone a ciertas intensidades de luz.

 

En dos minutos, por ejemplo, el equipo pudo fabricar una pequeña figura de la famosa estatua "El pensador" de Auguste Rodin.


El replicador puede tener implicaciones innovadoras, pero también tiene algunas limitaciones inherentes
: los objetos que produce son pequeños y requieren una resina sintética especial para producirlos. Pero es una tecnología nueva y emocionante.

 

Tomografías computarizadas y Star Trek

 

Como vemos, el equipo de Berkeley se inspiró en las tomografías computarizadas que captura imágenes de rayos X en 2D del paciente, y luego un ordenador vuelve a ensamblar esos cortes en un modelo 3D para que los médicos puedan mirar dentro del cuerpo. El replicador esencialmente ejecuta ese proceso a la inversa.


Comienza con un modelo 3D, y un software construye segmentos 2D a partir de ese modelo. Esos cortes se componen en una secuencia de vídeo que muestra la rotación del objeto. Para obtener esa representación virtual en el mundo real, solo necesita un poco de luz en la longitud de onda correcta.

 

Los investigadores están entusiasmados con lo que esta tecnología podría hacer para que la impresión 3D sea más útil de cara a la creación rápida de prototipos y la producción de dispositivos médicos personalizados. Debido a que el material es líquido y se solidifica rápidamente, incluso se pueden insertar objetos sólidos dentro de la resina.

 

También te puede interesar:

El replicador aún está lejos de reemplazar todas las impresoras 3D actuales, por supuesto. Por un lado, solo funciona en objetos de escala centimétrica. Algunas formas también son más difíciles de imprimir en resina que otras. Tardará en ser un producto viable en el mercado a corto plazo. Aún así, podría tener un potencial real para dar un impulso a una industria que evoluciona bastante lenta.

 

Referencia: Volumetric additive manufacturing via tomographic reconstruction. Brett E. Kelly, Indrasen Bhattacharya, Hossein Heidari,Maxim Shusteff, Christopher M. Spadaccini, Hayden K. Taylor. Revista Science 31 de enero de 2019: DOI: 10.1126/science.aau7114

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo