El problema de software que ha obligado a retirar miles de coches eléctricos del mercado

No es la primera vez que el piloto automático le causa problemas a la compañía.

Tesla ha retirado su última actualización de software de "conducción autónoma total" después de que los conductores se quejaran de múltiples problemas con el modo de piloto automático.

Algunos conductores informaron acerca de problemas intermitentes, como el sonido de alertas de seguridad, a pesar de que el coche no se encontraba en medio de ningún peligro. La última versión se revirtió hace tan solo unas semanas, menos de un mes después de su lanzamiento.

Problemas con el piloto automático

El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, aseguró a través de su perfil de la red social Twitter, que había "algunos problemas" con esta versión, pero que era "de esperar con el software beta". Unas horas antes, Musk dijo que el lanzamiento se retrasaría porque el equipo de control de calidad de la compañía había encontrado "regresión en algunos giros a la izquierda en los semáforos".

Sin embargo fue lanzado de todos modos, antes de ser retirado rápidamente el después de que los conductores informaran sobre los problemas que presenta el vehículo cuando se activa la modalidad de piloto automático. Este problema se produce cuando Tesla acaba de aumentar el precio de cuatro de sus vehículos eléctricos.

Preocupación por la seguridad

Thatcham Research, que realiza pruebas de seguridad para las aseguradoras de coches en múltiples países de Europa ha asegurado que existe preocupación sobre la decisión de Tesla de probar el nuevo software con controladores digitales para luego probar la tecnología en el mundo real.

El desafío que tiene la compañía de Elon Musk es permitir que sus clientes sean los conejillos de indias de esa tecnología en desarrollo. Existen desafíos de seguridad obvios con los clientes que lo prueban y lo malinterpretan o se equivocan, y también existe el riesgo de que haya sistemas que no sean seguros, lo que podría provocar accidentes.

A pesar del nombre, la tecnología de conducción semiautónoma de Tesla no se puede utilizar como sustituto de un conductor. La compañía aún les indica a sus usuarios que mantengan las manos en el volante en todo momento, y suena una advertencia si no lo hacen.

Los expertos aseguran que si bien existía un riesgo con el software beta en los coches de Tesla, el hecho de que el vehículo no sea realmente autónomo es importante. Desde la empresa insisten en que no existe la conducción autónoma total, sino que ese término es en gran medida una palabra orientada al marketing. Estos vehículos siguen siendo de conducción asistida, es decir, un humano conduce y el coche apoya esa conducción valiéndose de la tecnología, pero nunca sustituye las decisiones y acciones humanas.

Coches que frenan solos

El gobierno de Estados Unidos está investigando informes de vehículos Tesla que frenan inesperadamente en las autopistas, y que ya han provocado varios accidentes. El llamado problema del frenado fantasma está siendo analizado por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), una entidad que encargada de velar por la seguridad en las vías terrestres del país.

Continúa leyendo